Santa Rosa de Copán, Honduras.

En el occidente del país, las autoridades han identificado 11 municipios vulnerables a los desastres naturales.

Los pobladores de Santa Rosa, Nueva Arcadia, Dulce Nombre, Dolores, Corquín, La Unión y Cabañas, en Copán; Valladolid, Tambla y Tomalá, del departamento de Lempira, y La Encarnación, en Ocotepeque, sufren cada año por los embates de la naturaleza, especialmente con daños en las vías secundarias, carreteras y deslizamientos en los cerros.

En los municipios del sur de Lempira, el problema son las vías, ya que incluso no se puede sacar nada de la cosecha porque estas quedan intransitables con las constantes tormentas. Para apoyar a estos municipios se implementará el primer proyecto a nivel nacional que busca fortalecer e ingresar la Gestión de Riesgo como un proceso integral para el desarrollo. El proyecto piloto que construirá capacidades y vinculará la gestión del riesgo en las políticas municipales fue lanzado por autoridades de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco).

El comisionado de Copeco, Moisés Alvarado aseguró que se enfocarán en atender una de las zonas más vulnerables a nivel nacional.

Alvarado aseguró que se invertirán unos 500 mil dólares, ofrecidos por la Cooperación Suiza y una contraparte de Copeco que abarca el personal técnico capacitado y la logística de la institución.

Entre las estrategias a implementar en los once municipios se destaca la identificación y análisis de riesgos, vulnerabilidad y opciones de mitigación.