27/11/2022
01:56 PM

Más noticias

Gorgojo ya afecta 124,000 hectáreas de bosques de pino de Honduras

Olancho, Honduras.

La alerta por la plaga del gorgojo de pino no cesa en Honduras, ya se cuentan más de 124,000 hectáreas de pino afectadas, según los estudios satelitales que se han realizado en los últimos días.

Los departamentos de Francisco Morazán y Olancho son los más afectados.

Los problemas que genera el gorgojo van más allá de la pérdida de madera con valor comercial y dinero para el Estado y para los propietarios de los predios, se están afectando las microcuencas.

Un ejemplo de la ferocidad de la plaga se crea en Olancho, donde la falta de agua en varias comunidades, desnuda el impacto que deja a su paso el gorgojo. Allí los daños al ecosistema son altos.

“Vamos a tener serios problemas de carencia de agua, los microclimas se van a disparar, vamos a tener mayores tiempos de sequía, calor. La fauna tendrá un impacto severo y esto preocupa”, explicó Elpidio Sevilla, de la Unidad de Desarrollo Económico Local de Gualaco, Olancho.

La plaga ha provocado la pérdida de miles de árboles de pino en nueve departamentos. “Los trabajos que se han realizado con el apoyo de las alcaldías municipales han contribuido a contrarrestar la propagación del gorgojo, al igual que las lluvias que han caído, eso evita que el gorgojo vuele y llegue a los pinos que no han sido afectados”, apuntó Misael León Carbajal, director del Instituto de Conservación Forestal (ICF).

El ICF informó que desde que se reanudaron las labores de control de la plaga en agosto, se han controlado 298 brotes en zonas priorizadas en diferentes municipios, con mayor énfasis en la cuenca El Cajón, Yoro, Francisco Morazán y Olancho.

Foto: La Prensa

Los pobladores junto con técnicos trabajan y evitan que otras áreas se ven afectadas.
Daños

Olancho es el departamento adonde se reporta la mayor afectación con 64,246.89 hectáreas que han sufrido daños a causa del gorgojo, siendo Gualaco la región más afectada con 20,000 hectáreas, según los informes del ICF.

“En Gualaco fue donde se iniciaron los primeros dos brotes en el país, detectados en agosto de 2013. Son 23,000 hectáreas afectadas solo en el municipio. Se han hecho controles y estrategias para detener el avance, pero no lo hemos erradicado en el cien por ciento”, informó César Padilla, técnico forestal del ICF, en Gualaco, Olancho.

Se ha socializado el problema con pobladores, patronatos, organizaciones locales, cooperativas agroforestales, para que tomen conciencia de la gravedad del problema.

“Se debe prestar ojo a lo que ocurre, porque si no lo que se avecina es la migración de personas ante la falta de agua. Es preocupante porque en Gualaco el avance de la plaga fue fulminante”, dijo Jacinto Rivera, vecino de Gualaco.

Los vecinos de Jacalapa y Laguna Grande en Gualaco aseguran que si desde agosto de 2013 que se dieron los primeros brotes se hubiese controlado la plaga, el avance no se habría dado en las proporciones que ahora afectan a varias comunidades del país.

“Es lastimoso ver cómo se dio la expansión del gorgojo, ahora nos toca cortar la madera y vender la que se pueda y la otra queda para el consumo. El reto es ahora reforestar para no perder los bosques” expresó Manuel Laínez.

Foto: La Prensa

Avances en la plaga que destruye el bosque.
Control

Son 225 millones de lempiras los que se han destinado para las tareas de control aprobados dentro de la emergencia forestal decretada en PCM-051-2015 en marzo de este año.

Se ha creado una unidad especial de atención a la plaga de gorgojo que está integrada por personal técnico para el monitoreo, capacitación, supervisión y recuperación de los productos que resultan del control específicamente la madera y biomasa.

Alrededor de 2,250 personas han sido contratadas como personal temporal para el trabajo en los bosques infestados, los que se han organizado en 150 fuerzas de tarea para cubrir el país. Cada fuerza está integradas por 15 personas, entre las que se encuentran técnicos forestales, motosierristas y ayudantes.

El plan incluye medidas como el corte controlado y supervisado de los pinos dañados, con el compromiso de repoblar las áreas afectadas. “Hay expertos que hacen análisis, estudios y determinan si ha resurgido un nuevo ataque de la plaga, y eso nos alerta” dijo Selvin Pacheco, sudirector del ICF.

Las esperanzas de recuperar el bosque no se pierden en los hondureños, saben que el bosque de pino tiene la capacidad de regenerarse en forma natural, y esa es una ventaja para recuperarse de la crisis que deja el gorgojo; pero para ello van a pasar muchos años.

Foto: La Prensa