Omoa, Cortés.

El municipio de Omoa frente a las costas del mar Caribe, al este por Puerto Cortés y al oeste por la república de Guatemala, se ha convertido en uno de los sitios turísticos predilectos entre los visitantes nacionales y extranjeros.

Las razones son muchas: la belleza natural que lo rodea, su rica gastronomía, bellas playas, parques acuáticos, hoteles y sobre todo, su mayor encanto la Fortaleza de San Fernando que es el más grande de Centroamérica y uno de los pocos en existencia en todo el continente americano.

$!Foto: La Prensa

La otra cara de Omoa, sin duda alguna una verdadera joya en el Caribe.



Guarda historia en sus viejas paredes y bóvedas que aún conservan detalles usados por los conquistadores.

$!¡Qué delicia! Al llegar a las bellas playas de Omoa no puede dejar de saborear un rico pescado frito.

Al llegar a este bello puerto puede deleitarse con un delicioso pescado.


Entre sus espectaculares playas se destacan las de Omoa, a 14 kilómetros de Puerto Cortés. Y a un kilómetro de las de Omoa están las de Mar de Plata con 800 metros de playa de arena blanca. Las playas de Masca son una belleza.

LEA: Tres sitios imperdibles de la ciudad de Santa Bárbara

A estas se les une otra playa de arena blanca, la de Pueblo Nuevo. Llegando a Masca está la hermosa playa de Buena Vista y finalmente, las de Muchilena a 15 minutos de las de Mar de Plata, son también otro tesoro escondido que comprende 600 metros de extensión, rodeada de hermosos cocoteros y arena blanca.


$!Foto: La Prensa

Decenas de hondureños visitan las bellas playas de Omoa.

$!Foto: La Prensa

Rawalaca Eco Park, una belleza que todos debemos conocer y disfrutar.

En su visita a Omoa no puede dejar de ir a la Fortaleza de San Fernando

$!Foto: La Prensa