26/09/2022
12:14 AM

Más noticias

Obras en el valle de Sula no inician por lentas diligencias

Solo en los bajos de Choloma están en peligro de inundación al menos 35,000 pobladores. En La Lima son más de 90,000 habitantes de todo el municipio.

SAN PEDRO SULA
Para saber

Cenaos pronostica para mañana precipitaciones en la región norte, chubascos aislados; sin embargo, ayer inició la temporada ciclónica.

Los pronósticos de la temporada de lluvias son desalentadores para miles de habitantes del valle de Sula y es que las lentas diligencias del Gobierno central para ejecutar al menos 14 proyectos valorados en 60 millones de lempiras ponen en riesgo de inundación a los municipios.

Desde el 12 de mayo, el Centro de Estudios del Valle de Sula envió a la Secretaría de Infraestructura y Transporte (SIT) en Tegucigalpa los informes de los proyectos; sin embargo, no les dan el visto bueno para comenzar la ejecución.

Las autoridades de Choloma están en alerta, ya que tienen varios puntos vulnerables en bordos de ríos, que de continuar las lluvias podrían inundarse más de 35,000 habitantes del sector de los bajos.

Desprotegido el valle de Sula

El alcalde de La Lima, Santos Laínez, viajó a Tegucigalpa para reunirse con los diputados y otras autoridades, “ya que en el municipio nos declaramos en emergencia desde hace un mes, por la alta vulnerabilidad”.

Ayer en sesión de corporación las autoridades de Choloma presentaron informes de los más recientes daños, ya que en los bajos hay filtraciones del río Chamelecón.

En la reunión iban a declararse en estado de emergencia; sin embargo, seis de los regidores manifestaron que no era necesario y se opusieron a la petición de alcalde.

Gustavo Mejía, alcalde de Choloma, dijo: “Nosotros somos la voz del pueblo y no queremos tantas reuniones, ya planteamos al Gobierno central cuál es nuestra situación y esperamos que nos den respuesta, queremos que vengan a los puntos para que los funcionarios vean ellos mismos los puntos vulnerables en los bordos”.

Mejía informó que ayer hicieron inspecciones en varios sectores de los bajos desde las aldeas Banderas, La Unión, El Higuero, La Davis, Montañuela y La Venta, en donde ya se reportan filtraciones de agua por las lluvias de los últimos días.

Urgen de maquinaria pesada para desazolvar al menos tres kilómetros del río Choloma.

19

Municipios del valle de Sula están unidos y de no recibir respuestas aseguran que tomarán otras medidas para llamar la atención del Gobierno central.

Alertas

Copeco mantiene la alerta amarilla en Cortés, Yoro, Olancho y Santa Bárbara, y Francisco Morazán; y la verde para Ocotepeque, Copán, Lempira e Intibucá, La Paz, Choluteca, Comayagua, Valle y El Paraíso.

El Centro Nacional de Estudios Atmosféricos, Oceánicos y Sísmicos (Cenaos) indicó que continuarán las condiciones atmosféricas inestables en Honduras debido a la convergencia de vientos y humedad del mar Caribe y del océano Pacífico y una célula convectiva muy fuerte.

Santos Laínez, alcalde de La Lima, aseguró que “hemos hecho varios llamados para que nos ayuden y que se proteja al valle de Sula, en La Lima ya no hace falta que se rompan los bordos para inundarnos, con un poco de lluvia tenemos inundado todo el centro”.

La Corporación Municipal de Choloma está en alerta por el alto riesgo de inundaciones.

Temor en el Golfo de México

Miami. La amenaza de que las aguas cálidas del Golfo de México se transformen en una “incubadora” de destructores huracanes es uno de los temores mayores para los meteorólogos de cara a esta nueva temporada ciclónica en el Atlántico, que comenzó oficialmente ayer y se prevé muy activa.

Si el pronóstico de los expertos para la temporada de huracanes de 2022 se cumple, con el registro de entre 14 y 21 tormentas tropicales, este sería el séptimo año consecutivo que se sitúa la actividad ciclónica por encima del promedio (14).

Además, de las tormentas con nombre, entre 6 y 10 podrían devenir en huracanes y 3 y 6 de ellos alcanzar la categoría mayor, 3, 4 y 5 en la escala de intensidad Saffir-Simpson.

Esta alerta por otra consecutiva y destructiva temporada de huracanes se refuerza por la amenaza de que las calientes aguas del Golfo de México actúen como una “incubadora” de feroces huracanes, o sirva de combustible para el fortalecimiento de tormentas a su paso.

“Las temperaturas de las aguas del Golfo de México son cruciales en términos de huracanes y tormentas, ya que obtienen el combustible que necesitan, vapor de agua cálido, de la superficie del océano”, advirtió a Efe Anthony Reynes, meteorólogo del Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami (EE UU).