Tegucigalpa, Honduras.

La ministra de la Secretaría de Salud de Honduras (Sesal), Alba Consuelo Flores, respondió ante el cúmulo de denuncias que el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) ha hecho en su contra durante las últimas horas.

Flores, quien ha sido denunciada ante la Unidad Fiscal contra las Redes de Corrupción (Uferco) del Ministerio Público (MP), ha dicho a El Heraldo: “Nosotros no somos delincuentes”. Esto como respuesta a acusaciones de nepotismo de la funcionaria como titular de Sesal.

Puede leer: Isla Conejo es territorio hondureño: JOH

”Estamos preparando una comparecencia pública y la haremos en cuanto nuestros abogados nos indiquen”, extendió la titular de Salud.

El caso ha sido denominado como “familión” y estaría constituido en los altos mandos de esa institución sanitaria hondureña. Flores estaría a la cabeza, según las acusaciones e indagaciones del CNA, de una red de corrupción en otorgamiento de contratos, plazas y aumentos salariales desproporcionados.

Dichos salarios favorecerían, especialmente, a parientes de la ministra. Estos tendrían vínculos de consanguinidad en cuarto grado y segundo en afinidad con la funcionaria.

Además: Cortés en alerta: reportan más de 1,200 casos de dengue

En la Sesal se señala por el caso a la ministra Flores, al gerente administrativo, Víctor René Juárez, al subgerente de Recursos Humanos, Norman Flores y al subgerente de presupuesto Leonel Valladares.

También aparecen mencionados el jefe del departamento de Contratos Elmer Umanzor, la jefa del departamento de Selección y Contratación Amaly Estrada, y el encargado de aprobar la ejecución del gasto, Cristian Banegas.

Los investigados podrían enfrentar cargos por tres delitos ante el Ministerio Público: asociación para delinquir, tráfico de influencias y abuso de autoridad.