25/02/2024
03:45 PM

No hay reportes de hondureños muertos dentro del camión en Texas

  • 24 julio 2017 /

La Cancillería indicó que hasta el momento no hay nacionales fallecidos.

Tegucigalpa, Honduras.

La Cancillería de Honduras indicó este lunes que hasta el momento no hay nacionales entre los diez inmigrantes fallecidos tras haber permanecido dentro de un camión sin ventilación en la ciudad de San Antonio, Texas (EUA).

'Hemos estado en constante comunicación con autoridades de la Policía de San Antonio y nos han informado que por el momento no se encuentran registros de hondureños', afirmó a periodistas la directora de Protección al Migrante Hondureño, Liza Medrano.

Enfatizó que mediante las comunicaciones oficiales mantenidas con las autoridades hondureñas en Houston se determinó que los inmigrantes fallecidos son ' mexicanos y guatemaltecos'.

El número de inmigrantes muertos tras haber permanecido dentro del camión aumentó este lunes a diez con el fallecimiento de una persona en un hospital de San Antonio, mientras que hay otras personas que permanecen ingresadas en situación grave.

La Policía halló el domingo los cuerpos sin vida de ocho inmigrantes dentro de un camión en el estacionamiento de un local de la cadena Walmart en San Antonio (sur de Texas), después de que un empleado alertara de que una persona que parecía desorientada le había pedido agua.

En el camión había también una treintena de personas con vida pero afectadas por la falta de oxígeno y el calor, que fueron llevada a hospitales, 17 de ellas en estado crítico.

Dos de esas personas murieron entre la tarde del domingo y la mañana de este lunes en un hospital, según la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

El conductor del camión, identificado como James Bradley, de Clearwater (Florida), es por ahora el único detenido y hoy declaró a los investigadores que desconocía que hubiera personas dentro del remolque.

El camionero puede ser procesado por transporte ilegal de personas con resultado de muerte, un crimen que es castigado con cadena perpetua o incluso a la pena capital, según la Fiscalía.