Más noticias

Más de 7,500 empleados públicos no se quieren vacunar

Las empresas privadas están exigiendo a sus colaboradores el carnet de vacunación. En el sector público tomarán medidas para los que no se vacunen.

Tegucigalpa. Un gran porcentaje de la población sigue rehusándose a aplicarse la vacuna contra el covid-19.

Son más de un millón de hondureños de los grupos elegibles los que todavía no cuentan con ninguna dosis del biológico, a pesar de que hay vacunas disponibles.

La renuencia a vacunarse podría dar pie para que el Gobierno siga los pasos de otros países, que implementaron la obligatoriedad de la vacuna.

Sin embargo, el sector empresarial es del criterio que para que el Gobierno implemente la vacuna de forma obligatoria, primero debe asegurar el biológico para todos los hondureños.

Gustavo Solórzano, gerente de asesoría legal del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), manifestó que hasta que eso no se haga, las Secretarías de Trabajo y Salud no podrían decretar una medida de ese tipo.

Explicó que Salud, por medio de la Ley de Vacunas, tiene fundamento legal para hacer obligatoria la aplicación de la vacuna contra el covid en el país. “Pero una vez que el Estado garantice la vacuna para todos los hondureños , en ese momento se podrían tomar medidas como esas”, puntualizó.

“Hemos visto que la vacunación tiene efectos sumamente positivos, se ha reducido la cantidad de personas que asisten a los centros de triaje en casi un 50%, ha mejorado la capacidad de los centros hospitalarios y por lo tanto, la vacunación hoy en día es la medida para combatir la pandemia”, agregó.

Muchas empresas se están amparando en artículos del Código del Trabajo para exigir a sus empleados que se vacunen, Algunos establecimientos están pidiendo el carnet de vacunación, incluso para dar un empleo lo están pidiendo.

Datos

6.1 millones de hondureños ya se aplicaron una dosis de la vacuna contra el covid; el 34% de la población elegible tiene las dos dosis.

741,120 dosis de la vacuna contra el covid-19 ha aplicado el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) a sus derechohabientes directos.

“Entiendo que algunos lugares lo piden, otros no, pero no es obligación; sin embargo, es una medida que se puede tomar. En algunos países lo están haciendo, incluso para solicitar trabajo. Lo que debemos procurar es que toda la gente tome conciencia que debe vacunarse”, dijo el director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa, Rafael Medina.

Esas medidas han ayudado de alguna manera, pues el porcentaje de trabajadores no vacunados de la empresa privada es menor al 5%, según estimaciones del Cohep. No obstante, en el sector público hay unos 7,500 empleados que todavía no se han inoculado.

César Chirinos, secretario de la Asociación Nacional de Empleados Públicos de Honduras (Andeph), manifestó que no se quieren vacunar, pues muchos tienen enfermedades de base y temen a los efectos de la vacuna.

“Las autoridades superiores dijeron que se aplicarán los artículos correspondientes en el Código del Trabajo. Nosotros tenemos que estar velando por los intereses individuales y colectivos de cada servidor público, por eso los estoy sensibilizando para que se vacunen”, dijo. Agregó que las medidas podrían ir desde llamados de atención hasta despidos a los que no quieran cumplir.