28/11/2022
11:54 AM

Más noticias

Marlon Escoto: 'Queremos poner nuestra experiencia a disposición del país'

El exsecretario de Educación está a punto de confirmar sus aspiraciones presidenciales en Honduras.

San Pedro Sula, Honduras.

Con 15 años de experiencia como funcionario público en diferentes instituciones, Marlon Oniel Escoto Valerio, actual delegado presidencial de Cambio Climático analiza la posibilidad de lanzar su candidatura presidencial en Honduras.

Ha sido el único ministro de Educación con 5 años consecutivos de gestión ejercido en dos gobiernos diferentes. Recordado por los contundentes cambios al sistema educativo como lograr los 200 días de clases, aplicar la controvertida ley fundamental de Educación y tener una polémica lucha frontal con el gremio magisterial.

Además fue rector de la Universidad Nacional Agraria (Una) que fue la causa que lo llevó a salir de la primer entidad por la cuestionada doble administración en 2017.

En los últimos días, la presidenta del Partído Anticorrupción (Pac), Marlene Alvarenga, anunció en sus redes sociales que Escoto se uniría al equipo político con el que posiblemente buscará la banda presidencial. Sin embargo, el ingeniero agrónomo con maestría en Asentamientos Humanos y Medio Ambiente en la Universidad Católica de Chile, asegura que continúa el proceso de 'sondeo y análisis a mediano plazo'.

Desde Quito, Ecuador donde participa en taller regional de Euroclima habló largo y tendido en exclusiva para LA PRENSA sobre lo referencia a sus aspiraciones políticas.

Delegado Escoto, ¿A qué se dedica actualmente? ¿Cómo va su trabajo en la Oficina de Cambio Climático?

Actualmente me dedico a trabajar a tiempo completo en la delegación que se me ha confiado y eso ha permitido que el país tenga hoy en día posicionamiento a nivel mundial en materia de cambio climático, sobre todo en preparación para dar cumplimiento al acuerdo de Paris que es básicamente en lo que me he concentrado en los últimos dos años.

¿Considera que su salida de la Secretaría de Educación fue justa y de la manera idónea?

Mi salida de la Secretaría de Educación en 2017 tuvo una condicionante que fue la intervención de la Universidad Nacional de Agricultura. Era obvio que no se podía continuar después de lo que había sucedido y era un momento propicio para dejar ese espacio después de cinco años de trabajo.

¿Qué calificación le da a los ministros de Educación que han sido nombrados después de su gestión?

Lamentablemente en tres años Honduras ha tenido tres secretarios de Educación. Este es un mal precedente porque Educación requiere de gente que se quede un buen tiempo y que tenga respaldo, pueda tomar decisiones y pueda proponer reformas. Honduras ha tenido 1.5 años por ministro de Educación y yo tuve la suerte de estar 5 años y siempre será mi consideración cuando alguien pueda quedarse un buen tiempo.

¿Cuál es su opinión sobre la situación actual de la Universidad Nacional Agraria? ¿Hay mejoras desde la llegada de la comisión interventora?

La Universidad de Agricultura retrocedió de 5,000 estudiantes a 1,500; despidió a buena parte de sus empleados que ahora están siendo reintegrados ganando demandas. Rompió los acuerdos con los gobiernos locales para las becas, suspendió las becas para los pueblos indígenas y actualmente redujo a una idea de una Universidad que no corresponde a institución que fue creada para dar respuesta a los más necesitados.

Vimos a Marlene Alvarenga anunciar que usted se suma al Partido Anticorrupción (Pac) ¿Por qué se decidió por este partido?

El Pac me hizo la invitación para que pueda explorar la posibilidad de participar con ellos en un proceso electoral. Consideración a la que he abierto un espacio para valorarlo para ver cuál es la restructuración que el partido está siguiendo y sobre todo valorar las posibilidades que puedo tener después de 15 años como funcionario en diferentes instituciones.

Las personas con las que he participado en procesos formativos, que han trabajo conmigo y son líderes en sus comunidades han sido parte de un sondeo así como conversación con las entidades nacionales e internacionales con las que tengo vínculo para tener un panorama de lo que podría ser una participación política en el mediano plazo.

¿Cómo es su relación con la militancia del Partido Nacional?

Tengo buena relación con los sectores políticos. Por cualquier circunstancia he tenido relación con la mayoría de ellos, con muchos somos amigos y contemporáneos en la función pública y eso lo mantengo y cultivo. He conversado con muchos de ellos sobre esta situación (aspiración política), y he recibido sus sugerencias y consejos.

¿Es consciente que un sector de la oposición no ve con buenos ojos la gestión de Alvarenga en ese partido por sus conflictos con Salvador Nasralla?

Creo que el futuro del PAC va estar condicionado por el nuevo liderazgo que se pueda imprimir. Es un partido de centro que enarbóla una bandera que tiene sentido, vigencia y al ser de centro tiene las posibilidades de albergar e invitar a personas e instituciones de diferentes sectores políticos. El futuro de la política pasará en buena medida por la capacidad de crear consensos de gobierno, no necesariamente consensos electorales pero sí en los futuros gobiernos.

¿Estudia la posibilidad de aspirar a la Presidencia de Honduras? ¿Qué lo detiene para confirmar la noticia?

No es que me detenga nada en específico. Estoy abriendo un espacio de conversación normal, consulta con los sectores que conozco y reconozco que pueden participar y de esas dos valoraciones va resultar una decisión final. Particularmente me siento honrado que un partido político indique o señale que tiene interés que pueda participar en un proceso electoral representandoles y en ese momento estamos.

¿Se mira como presidente de Honduras? ¿Qué cambios haría siendo el mandatario del país?

Creo que los funcionarios públicos después de un tiempo tenemos la posibilidad de colocar nuestras ideas, experiencia más la gente con la que hemos trabajado a disposición de un país. He tenido la posibilidad de trabajar en sectores muy importantes como el educativo que es fundamental para un país como Honduras pero también hay mucha gente que tiene expertis para ocupar otras áreas de trabajo a favor de Honduras.

¿En qué sectores del país enfocaría su trabajo para revertir la corrupción, inseguridad y demás cuestiones que nos aquejan?

Primero, profundizar las reformas de inversión social. Redefinir el modelo de desarrollo que internalice el cambio climático. También las reformas electorales y de consulta a la ciudadanía y las reformas orientadas a la seguridad social.

¿Cree que el gremio magisterial votaría por usted?

Por supuesto que sí.

¿Teme a persecución de algún sector de la política en Honduras por sus aspiraciones?

No esperaría persecución. Al contrario una discusión sana, proactiva, constructiva porque independientemente de lo que pase, Honduras necesita y tendrá nuevos gobiernos que serán dirigidos por nuevas personas que tendrán la posibilidad de participar en procesos electorales proactivos que converjan en objetivos comunes donde la población demanda que se den respuestas rápidas. En esa línea estaría siendo mi aporte.

¿Considera que el pueblo hondureño lo respaldaría en las urnas?

El pueblo hondureño tendrá la oportunidad de encontrar un espacio nuevo y diferente de poder sopesar, comparar y decidir. Los procesos electorales deben plantearse de medio y largo plazo y si las cosas funcionan ese será el sentido que le daré a esta incursión.

Se han mencionado nombres de posibles aspirantes a la presidencia como Ricardo Álvarez por el Partido Nacional y el mismo Jorge Cálix de Libre ¿Cuál es su opinión sobre el perfil de ellos? ¿Puede vencerles en una contienda electoral?

Lo bueno de los sistemas democráticos es que se nutren de la participación de diferentes liderazgos. Nuestra democracia se nutre de los partidos políticos, estos requieren perfiles para participar en las contiendas y cualquier hondureño que desee participar debe ser bien valorado y considerado que en esa discusión previa a los procesos se consiga tener pensamientos unánimes a favor del país. Por lo tanto, mis consideraciones son de alto valor para todos los que incursionen en procesos electorales que formen gobiernos que le den respuestas a las necesidades de la población.