Tegucigalpa, Honduras.

En La Mosquitia permanecen los miembros del Cuerpo de Infantes de Marina de la Fuerza de Tarea Sur de Propósito Especial Aeroterrestre de Estados Unidos.

La fuerza llegó en junio pasado al país para llevar a cabo ejercicios conjuntos con las Fuerzas Armadas de Honduras en el marco de la cooperación en la preparación contra desastres naturales, narcotráfico y crimen organizado.

La unidad militar, formada por unos 200 elementos, mantiene su centro de operaciones en la base Enrique Soto Cano, de Palmerola, hasta donde desplazaron aeronaves C-17, helicópteros CH-53E y carros militares.

La Embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa informó que “en estos momentos los ingenieros infantes de marina están en la finalización de la renovación de escuela y jardín de niños El Porvenir, Gracias a Dios”. Además han participado en varios ejercicios militares de adiestramiento con miembros de las Fuerzas Armadas, según confió el secretario de Defensa, Samuel Reyes.

La presencia de los infantes de marina estadounidenses está programada de junio a noviembre del año en curso para apoyar en caso de cualquier desastre natural y en la lucha contra el crimen y el narcotráfico. “El grupo participará en varios apoyos en servicios comunitarios en Gracias a Dios y ejercicios de entrenamiento con sus homólogos hondureños, incluyendo construcción de escuelas”, informó la embajada estadounidense.

Los marines son una fuerza especial estadounidense catalogada como una de las más eficientes del mundo por la preparación y medios que disponen para el cumplimiento de sus misiones. Reyes dijo que el programa que desarrollan en Gracias a Dios también comprende apoyo en transporte a las diferentes instituciones que trabajan en la parte social.