San Pedro Sula, Honduras

De cada 10 niños que mueren en Honduras siete son recien nacidos.

La situación es grave y preocupante porque si no se toman medidas, esos números pueden aumentar, dice Alejandro Young, presidente del XV Congreso Anual de Neonatología 2018 organizado por la Sociedad Iberoamericana de Neonatología (Siben).

Young explica que es de vital importancia crear conciencia entre nuestra población, enfermeras y médicos sobre la importancia de este asunto.

14
países están representados en el Congreso Anual de Neonatología que se instaló ayer y concluye el 1 de septiembre.

Son más de mil profesionales de la Medicina procedentes de 14 países que por cuatro días abordarán temas que tienen que ver con los recién nacidos enfermos.

Young indicó que este es un congreso único que reúne a médicos, enfermeras y todas las personas que actúan alrededor de la atención de un recién nacido.

En el cónclave participan especialistas de 14 países, entre los cuales están Cuba, México, Chile, El Salvador, Costa Rica, quienes intercambiarán experiencias y conocimientos en diversas áreas de la neonatología.

Augusto Sola, director médico y miembro de honor del Siben, explica que son medidas para mejorar la salud de un recién nacido. “Honduras tiene una tasa de mortalidad infantil, que son los niños que mueren antes de un año, entre las más altas de América Latina y la neonatal o sea recién nacidos alrededor de un 78% se muere antes de los 28 días o sea antes de cumplir en la mes de vida.

“Los recién nacidos que nacen enfermos muchas veces pueden prevenirse si hay mejor control prenatal y acciones previas. Si es así se logran mejores bebés y se mueren menos”, dijo el especialista.

Y la otra es que a los bebés que nacen con problemas se les deben mejorar los cuidados, y eso pasa por médicos y enfermeras, explicó el doctor.

Recomendó que los Gobiernos deben prestarle mayor atención a este problema de mortalidad infantil, porque hay medidas que no son costosas y se necesita educación para mejorar. El jefe del servicio de neonatología del Hospital Escuela Universitario, Armando Flores, explicó que en Honduras se necesita fomentar y promover los partos dignos y control prenatal apropiado.

“La situación de neonatología en Honduras sigue siendo delicada porque hay muchas madres adolescentes y el índice de malformaciones congénitas ha aumentado en los últimos tres años”, dijo.

A juicio de los especialistas, el aumento de las malformaciones tiene que ver con el mal control prenatal, el uso de drogas inapropiadas, los pesticidas o sustancias químicas en el ambiente.