Tegucigalpa, Honduras

El presidente Porfirio Lobo Sosa catalogó el reclamo por la isla Conejo como “un jueguito” de los salvadoreños.

El mandatario también advirtió ayer que no retirará a los militares hondureños que mantienen la soberanía en la isla Conejo, tal como pidió el gobierno de El Salvador a la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El Salvador pidió el lunes a la ONU que Honduras desocupe la isla Conejo, luego de conocer sobre la ofensiva diplomática anunciada por el gobierno para exigir el cumplimiento de la sentencia de La Haya de 1992.

“Yo creo que más bien estamos haciendo mal haciéndole caso, estamos haciendo su jueguito ahí, porque mire, isla Conejo no estuvo ni en disputa, entonces nadie niega que isla Conejo es de Honduras, geográficamente está claro dónde está isla Conejo”. “Me parece que es más un juego de palabras, es muy posible que sea en el marco de la campaña electoral de ellos, entonces no tenemos nada que cambiar, ahí van a seguir las tropas como siempre han estado porque nunca ha estado en disputa de quién es la isla Conejo”.

El lunes una comisión, encabezada por la canciller Mireya Agüero, viajará a Estados Unidos a exigir al Consejo de Seguridad de la ONU y a la OEA el cumplimiento del fallo de 1992.