Tegucigalpa, Honduras

Uno de los principales implicados en el caso Pandora llegó a la audiencia inicial a reconocer su culpa, según su defensor.

Reacción
El presidente Juan Orlando Hernández pidió no caer en la especulación o las difamaciones, porque eso es un error para el sistema. Aseguró que confía en que las autoridades nacionales y extranjeras o las misiones de apoyo seguirán haciendo su trabajo para encontrar los verdaderos hechos y que todo salga a luz, porque eso será bueno para Honduras.

Fernando José Suárez Ramírez fue enviado a guardar prisión preventiva a las instalaciones de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) debido al nivel de peligro que enfrenta, informaron.

La jueza natural designada al caso le impuso auto de formal procesamiento por fraude, malversación de caudales públicos y uso de documentos públicos falsos.

Por lavado de activos, prevaricato y asociación ilícita le dictó un sobreseimiento definitivo.

La audiencia comenzó después de las 6:30 pm del sábado y se prolongó hasta horas de la madrugada de ayer.

Según las investigaciones de la Unidad Fiscal Especial contra la Impunidad de la Corrupción (Ufecic) del Ministerio Público y la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih), Suárez Ramírez era el representante de las asociaciones Dibattista y Todos Somos Honduras.

Fue a través de estas organizaciones no gubernamentales que se drenaron 282 millones de lempiras de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), según investigaciones del MP.

Omar Menjívar, apoderado legal del acusado, afirmó que “mi cliente en primer lugar no ha venido a decir que es inocente, ha venido a aceptar su culpa, su responsabilidad y que se le aplique la ley en la medida que corresponde”.

Señaló que en el caso Pandora había una organización criminal que tenía una dirección ejecutiva, que la ejercía la desaparecida hermana del presidente Juan Orlando Hernández, Hilda Hernández, por delegación del mandatario.

Habla el Presidente. Ante estos señalamientos, en declaraciones a Radio América, el presidente Hernández dijo: “lo que le podría decir es lo que siempre he sostenido: nadie está por encima de la ley, cada quien es responsable de sus actos, y si esos actos se derivan en responsabilidad, pues son responsabilidades propias, no transferibles”. Al mismo tiempo invitó a que todo el que sea requerido por las autoridades se presente y que se le dé el debido proceso y se le respete la presunción de inocencia. Pero si en alguna de las investigaciones alguien resulta responsable, debe aplicársele todo el peso de la ley.

Para Hernández, cuando en aras de la justicia lo que ocurre es linchamiento, eso no es justicia. Es por eso que hay que ser precavido en el manejo de estos temas en los medios de comunicación, recomendó, al tiempo de reclamar que “cuando alguien tienen pruebas de algo, pues las debe presentar a las autoridades y eso es el procedimiento, eso es la justicia”.