Más noticias

Kerry pide cooperación para parar migración de menores

El presidente Juan Orlando Hernández no participó en el encuentro con el jefe de la diplomacia de EUA.

Estados Unidos.

El secretario de Estados de Estados Unidos, John Kerry, se reunió con los presidentes de El Salvador y Guatemala para tratar el tema de los niños migrantes que mantiene en alerta la región, con la ausencia del presidente Juan Orlando Hernández.

En la toma de posesión del ahora presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, Kerry pidió a los Gobiernos centroamericanos cooperación para tratar la migración infantil que hasta la fecha mantiene a más de 52,000 menores en albergues estadounidenses.

“Estoy muy agradecido con nuestros amigos de El Salvador, Guatemala y Honduras por venir aquí, sentarse a la mesa y hablar de este tema tan importante”, manifestó Kerry. Por Honduras participó la canciller Mireya Agüero.

El funcionario estadounidense explicó que en la reunión hablaron sobre cómo tratar en conjunto ese aspecto.

“Nos reunimos para trabajar de manera cooperativa, para tratar de hacer las cosas mejor en el abordaje de ese desafío y ayudar a estos jóvenes que están arriesgando sus vidas para venir”, agregó Kerry.

Reunificación

La reunificación familiar de los niños hacinados en albergues continúa siendo un misterio.

El representante de la Casa Blanca no se refirió a ese asunto ante la petición de los presidentes Salvador Sánchez Cerén, de El Salvador, y Otto Pérez, de Guatemala, más la representante de Honduras.

“Necesitamos trabajar conjuntamente para abordar las causas de este desafío y aplicar la ley”, puntualizó Kerry. El presidente de Guatemala dijo que entiende el problema en toda su dimensión. “Estamos en la mejor disposición de trabajar con el Gobierno de Estados Unidos para buscar una solución rápida y adecuada, con una visión integral para que el problema no siga creciendo”, afirmó Pérez.

Sánchez Cerén aseguró que el problema tiene que ver con personas vinculadas al crimen que engañan a los padres y madres de que, al llegar a Estados Unidos, la reunificación va a ser realidad.

Kerry recordó que ya el presidente Barack Obama pidió el lunes anterior al Congreso liberar 2,000 millones de dólares para hacerle frente a la entrada de miles de niños indocumentados de Centroamérica.

Derechos humanos

El Sistema de las Naciones Unidas en Honduras, ante la situación de la niñez y adolescencia migrante no acompañada, expresó ayer su profunda preocupación por los niños y adolescentes hondureños migrantes y en movilidad no acompañados, detenidos en la frontera suroccidental de Estados Unidos.

“Por su condición de personas que requieren protección especial y la garantía de todos sus derechos humanos son sumamente vulnerables a peligros como trata de personas, robos, secuestros, violaciones y asesinatos en su camino por las fronteras. Reconocemos los esfuerzos del Gobierno de Honduras por asegurar la inclusión social”, señaló la ONU.

El organismo internacional destaca que EUA reconozca el fenómeno como crisis humanitaria, por lo que pidió a los Gobiernos de los países impactados que garanticen integralmente sus derechos humanos en apego a los estándares internacionales y, en particular, los derechos a la vida y a la integridad física.

El Gobierno ya anunció que la próxima semana comienzan las deportaciones.

Caminan por los niños migrantes

Por la defensa y dignidad de los niños migrantes no acompañados, varios activistas hicieron una caminata en Chiapas, México, con el objetivo de exigirle al Gobierno mexicano que frene la detención y deportación de menores.

Los protestantes iniciaron con una oración del sacerdote Richard Estrada en la ribera del río Suchiate, del lado guatemalteco en Tecún Umán.

Encabezados por el director del albergue Todo por Ellos, Ramón Verdugo, los manifestantes cruzaron el afluente en balsas, como lo hacen los miles de migrantes centroamericanos, para llegar a México primero y posteriormente a Estados Unidos.

“Demandamos a los Gobiernos de México, Estados Unidos y Centroamérica tomar medidas con enfoque en los derechos humanos de los migrantes y no de seguridad”, manifestaron los protestantes.

Calificaron la frontera sur entre Guatemala y México como el inicio de la travesía de los migrantes, quienes sufren en su camino violaciones, extorsiones, asaltos y homicidios. Los manifestantes llegarán a Tapachula para concluir en el municipio chiapaneco de Huixtla.