San Pedro Sula, Honduras.

Los padres del joven hondureño Cristopher Rivas (18), quien fue asesinado a pedradas en México, solicitaron ayuda este jueves a Cancillería de Honduras para repatriar el cuerpo de su hijo.

El joven vivía en Jalisco, pero usualmente venía a Honduras a visitar a sus padres, cosa que no gustaba a su familia por el peligro que conllevaba el constante tránsito de ida y vuelta.

Rita Emelda Rivas y Lidio Rolando Rivas, padres de la víctima, residentes en San Pedro Sula, expresaron entre lágrimas que es duro perder a un hijo y más todavía no tener la certeza de si lo verán por última vez para darle el adiós.

'Pido a Cancillería que me ayude a traer a mi hijo, porque no tenemos los recursos para traerlo al país. Confío en Dios. Él va a poner su mano para que mi hijo llegue. Estoy necesitando ayuda', dijo la madre del joven.

Reveló que se enteró de la mala noticia por boca de una de sus vecinas.

'Ayer cuando salí a la pulpería, una vecina me llamó para darme la mala noticia. Mi hermano la había llamado para decirle que me habían matado a mi hijo, le dijo que él no tenía el valor de decirme', apuntó doña Rita.

Don Rolando Rivas expresó que están atravesando un momento crítico y que es la ayuda espiritual la que lo está sosteniendo en pie.

'Es un momento duro, crítico, que a ningún padre quisiera pasarle, pero el Señor está conmigo. Le pedimos al Estado que nos ayude a repatriar a nuestro hijo para velarlo dignamente, acá en la colonia Alfonso Lacayo', expresó.

Aprovechó para enviar un mensaje a los jóvenes que no reciben el consejo de sus padres.

'A los jóvenes les digo que les hagan caso a sus padres, que honren a sus padres, para que no pasen estas cosas en ellos, porque es duro para uno como padre oír una noticia de estas.