22/04/2024
12:01 AM

Irregulares contratos sangran finanzas del IHSS en L4,793 millones

Contratos se suscribieron sin respaldo presupuestario y fueron sobrevalorados en más de L1,600 millones.

San Pedro Sula, Honduras

Cuatro multimillonarios contratos sobrevalorados y con notorios vicios de irregularidad sangran las debilitadas finanzas del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) y agravan la crisis administrativa y actuarial de esa institución.

Lea el informe completo

La existencia de estas y otras contrataciones, suscritas al margen de las disposiciones presupuestarias y violando prácticas de la Ley de Contratación del Estado, fueron revelados en el informe público presentado el pasado jueves por la comisión interventora del IHSS.

De acuerdo con los miembros de la comisión, estas contrataciones de servicios y equipos firmadas por el entonces director del IHSS, Mario Zelaya, con el aval de la junta directiva, representaron un impacto financiero de más de L4,793.2 millones sobre las finanzas del Seguro Social.

El dosier investigativo reveló que las anteriores autoridades del IHSS efectuaron compras no justificadas sin atender las principales prioridades y sin imputación presupuestaria, lo que causó un grave perjuicio en los demás servicios suministrados a sus afiliados.

A raíz de los compromisos asumidos con estas empresas era imposible atender otras necesidades de la institución, especialmente en el área médico-hospitalaria y en la dotación de medicamentos para los pacientes regulares y con enfermedades graves. Se trata de los contratos con la Compañía de Servicios Múltiples (Cosem) por un monto de $24.7 millones, Sistemas Abiertos, S.A por $43.9 millones y con la empresa Distribuidora Metropolitana S.A (Dimesa) por $118.9 millones.

En suma estas tres contrataciones representan un monto de $187.5 millones, alrededor de L3,883 millones al cambio oficial, aunque en el informe la comisión interventora detalla que la suma total sobrepasa los $231.5 millones, que representan L4,793.2 millones.

Según un estudio especializado del equipo técnico interinstitucional coordinado por la comisión interventora, “existen indicios razonables que hacen suponer una sobrevaloración de las principales compras y contrataciones del IHSS por más de 40% respecto a los valores reales de mercado'.

Lo anterior, según los interventores, implicó pagos en exceso o sobrevalorados de por lo menos 1,600 millones de lempiras.

En febrero pasado, LA PRENSA sacó a luz pública el contrato suscrito con Dimesa por $95.2 millones, al cual posteriormente se le hizo un adendum por 23.6 millones más para completar un monto total de $118.9 millones.

En esta investigación se reveló que a Dimesa le dispensaron los tiempos de entrega de los equipos e incluso el cambio de una parte del suministro ofertado, bajo el argumento que el nuevo equipo “era de mejor calidad”, lo cual no fue cotejado por ningún organismo. En estas y otras compras de suministros y equipos, el IHSS “incumplió en su totalidad” los procedimientos adecuados que establecía la Ley de Contratación del Estado, la Ley General de la Administración Pública, la Ley Orgánica del Presupuesto y las normas de contabilidad y auditoría, entre otras.

La comisión interventora consideró que estas contratas “comprometieron los ingresos del Instituto y generaron el cobro de intereses moratorios por la incapacidad financiera para cumplir con tales obligaciones”.

Frente a esta situación, organismos de la sociedad civil han comenzado a demandar la derogación de esos contratos en vista que en la mayoría de ellos hubo un completo incumplimiento de los oferentes y algunos ni se pusieron a andar o quedaron incompletos; pero el costo se cobró.

Caso Dimesa

De los cuatro contratos antes mencionados, quizá el más relevante y que mayor impacto ha tenido en las finanzas de la institución es el suscrito con Dimesa por más de 118.9 millones de dólares por la compra de equipo biomédico.

El contrato 020-2011 “adquisición, reparación y mantenimiento de equipos médicos de los hospitales de especialidades de Tegucigalpa y de San Pedro Sula”, fue suscrito el 9 de mayo de 2011, por un $95,244,066.00, por el entonces director del IHSS, Mario Zelaya Rojas, y Juan Alberto Madrid Casaca, representante legal de la empresa Dimesa, con una vigencia de 84 meses.

En el informe de la comisión interventora se cita como sus principales socios a los señores Elena Larach Kafie, Shucri Kafie Larach, Luis Kafie Larach, Rosmarie Kafie Larach, Edelmira Cruz Espinal, Rosminda á vila Mendoza y Eduardo Kafie Larach.

Mediante resolución SEJD No. 02-08-09-2010 del 8 de septiembre de 2010, la junta directiva del IHSS en sesión 2,626-10, presidida por el viceministro de Trabajo, Carlos Montes, y los miembros Óscar Galeano, Leonardo Villeda, Benjamín Bográn, Fabricio Valentín Vásquez, Fernando Alejandro García Merino, en representación del sector empleador; Hilario Espinoza, Luis Mayorga, Humberto Lara por el sector laboral, José Manuel Espinal y Odessa Henríquez en representación del Colegio Médico de Honduras, aprobaron por unanimidad las bases de licitación del proyecto.

Posteriormente, el proceso de contratación fue autorizado por la junta directiva del IHSS según consta en el acta de la sesión ordinaria No 15 y la Resolución SOJD No. 04-04-04-2011 de fecha 04 de abril de 2011.

En esta sesión se consignaron en acta seis votos a favor, el voto en contra de Daniel Durón y la abstención de Arnaldo Solís.

En ese momento, la situación financiera del IHSS presentaba un déficit presupuestario de más de L700 millones; sus pérdidas acumuladas eran de L500 millones y un flujo de efectivo negativo. Asimismo, se estableció que esta compra agravaría la proyección de gastos inherentes al equipo estimado en L57.0 millones a siete años.

El informe hace constar que “el doctor Mario Zelaya Rojas argumentó que el contrato se realizaría con fondos propios del Instituto y para garantizar el plan de pagos del Instituto se constituye un fideicomiso en el BCH creado con la finalidad de manejar y administrar el contrato y llevar a cabo los pagos mensuales”. Esta parte, a juicio de los interventores, ha sido lesiva a los intereses del IHSS y ha tenido un fuerte impacto en el flujo de caja, puesto que la mayor parte de los ingresos se destinan al pago de Dimesa, descuidando los restantes servicios de la institución.

Pero las irregularidades no quedaron ahí, el 10 de julio de 2012 se le hizo un adendum al contrato aprobándole un “colita” de US$23.6 millones bajo el argumento que esta nueva inversión “será utilizada para complementar la adquisición del equipo biomédico que no fue incluido en el contrato inicial de equipamiento”.

Conclusiones de la comisión

Sobre este contrato, la comisión concluyó que la inversión de equipo médico no contó con el debido respaldo presupuestario y hubo incumplimiento de los funcionarios del IHSS en investigar los precios de mercado y realizar una debida diligencia respecto las necesidades reales de la institución.

Un análisis comparativo de uno de los ítems determinó que los precios convenidos con Dimesa y los precios de mercado presentaron una diferencia de aproximadamente $200,000, es decir, que hubo un sobreprecio en perjuicio del IHSS.

En lo referente a la compra de equipo de laboratorio a la empresa, se concluyó que fue un gasto injustificado, dado que el IHSS previamente suscribió un contrato de servicios subrogados de laboratorio por L310.4 millones con la empresa Dimex.

Entre otras cosas más se observó que el equipo de endoginecología y laparoscopia de avanzada presentaron deferencias en su calidad teniendo que ser reemplazado en el corto plazo.

Se incumplieron las bases de licitación de la compra del equipo en cuanto a que se debió garantizar existencias y compromisos por parte del proveedor del equipo y que los mismos se entregarán con las especificaciones solicitadas.

El director del IHSS extendió ampliaciones de plazo en la entrega de los equipos sin evidenciar causas justificadas y se incumplió con la responsabilidad de aseguramiento del equipo contra daños y robo.

“Este contrato nunca debió celebrarse bajo las condiciones que se suscribió debido a que no se tuvo a la vista ningún documento de respaldo sobre la necesidad del equipo solicitado por las diferentes unidades del Instituto”, concluyó la comisión.

Contrato Sistemas Abiertos

Este contrato denominado “Adquisición de una Solución Integral de Administración Hospitalaria, Gestión del Paciente y Gestión Clínica del IHSS” (Mofihss) se suscribió el 27 de septiembre de 2011 por $35.4 millones. Fue aprobado por unanimidad de la junta directiva.

Posteriormente sufrió un adendum y se amplió el costo inicial del contrato en $8.5 millones para hacer un total de 43.9 millones. Este proyecto tenía como fin disponer con un sistema de información que apoyara la atención médica integrando la gestión administrativa, financiera, contable y del derechohabiente, así como la integración de la información clínica.

El informe identifica como sus principales socios a Gerardo Emilio Pacheco Chiuz, Emerson Haresh Pacheco Echeverri, Gerson Haresh Pacheco Echeverri, Sonia Echeverri Santos de Pacheco, Fuad Salomon Azzad Ham y Mario Alexei Moran Maradiaga.

En este caso, la comisión constató que contratos con características similares en países de la región ofrecieron precios en mejores condiciones a las ofrecidas por el proveedor al IHSS, que representan diferencias de aproximadamente $20.9 millones de sobreprecio.

Este contrato venció el 31 de octubre de 2013; no obstante, en opinión de los usuarios del IHSS, el proveedor no ha concluido de manera satisfactoria el proyecto y el funcionamiento del sistema es deficiente y adolece de fallas.

Contrato Cosem

Este contrato dirigido a la organización, digitalización, depuración, automatización, sistematización de archivos y base de datos de planillas y tarjetas de afiliación de la cuenta individual del IHSS se firmó el 6 de diciembre de 2010 a un costo de $19.7 millones.

Este contrato, al igual que los dos anteriores, también tuvo una ampliación mediante adendun por $5 millones más para hacer un total de $24.7 millones. La administración del IHSS fundamentó la decisión de licitar este proyecto, basado en el informe “Diagnóstico Archivístico”, elaborado por los consultores Cirila Ramírez y Eliseo Calixto en el año 2009, donde se plantea la creación de un sistema de información que reciba, registre, clasifique, integre, describa, preserve y proporcione un acceso a los documentos de archivo.

El proyecto describe que en el IHSS existen 26,527,920 planillas y 4,465,333 tarjetas de afiliación, haciendo un total de 30,993,253 documentos, estimando un margen de error del 10% hacia arriba o hacia abajo.

La compañía en referencia tiene entre sus principales socios a Jorge Daniel Herrera, Daniel Alberto Herrera Sánchez, Ester Isabel Sánchez Coello, Óscar Roberto Laínez Reina, Óscar Roberto Laínez Cornavaca, Rodrigo Laínez Cornavaca Elena María Cornavaca Paz.

La comisión interventora encontró que la forma de contratación fue similar a la de obra pública, es decir, en la modalidad “llave en mano”; no obstante, la designación de precios no fue por costo unitario, sino por una suma alzada o monto global

En este contrato se determinó una serie de incumplimientos a la Ley de Contratación del Estado, Código Civil, Ley del Seguro Social, Ley Orgánica del Presupuesto, y las Disposiciones del Presupuesto General del Estado correspondientes a los años 2010, 2011, 2012 y 2013. Se constató que el contrato y adendum están vencidos; sin embargo, no se concluyó con la implementación y puesta en funcionamiento del sistema.

Asimismo, Cosem incumplió los términos del contrato puesto que solo trabajó 18,602,597 documentos, es decir, 16,917,589 menos de los que inicialmente se habían estimado, lo que señala una sobrevaloración del contrato en aproximadamente US$ 9.4 millones, calculados a razón de US$0.56 por documento.

Derogar o renegociar contratos onerosos es la salida, dice Leitzelar

El miembro de la comisión interventora del IHSS German Leitzelar dijo que se analiza derogar o renegociar los contratos suscritos con las empresas Dimesa, Cosem y Sistemas Abiertos S.A. con el fin de reducir el impacto económico que estos tienen en el flujo de dinero de la institución.

Indicó que en las compras efectuadas por el IHSS se logró determinar una sobrevaloración de más de un 40% y “eso nos preocupó porque cuando hicimos la comparación encontramos esas enormes diferencias que cita el documento”.

Comparó que la compra de los equipos no fue del todo mala, pero en ese momento la situación del IHSS era precaria, por tanto, las adquisiciones de equipo solo se comparan con una familia que vive en una casita de madera con enormes necesidades, pero se compra un televisor de 90 pulgadas y no tiene la energía eléctrica para usarlo.

“No hubo planificación ni racionalidad para hacer las compras”, apuntó.

Sobre la posibilidad de derogar los onerosos contratos suscritos con Dimesa, Cosem y Sistemas Abiertos S.A., el interventor dijo que eso es algo que están analizando los equipos de abogados nacionales e internacionales que están colaborando en este caso. Explicó que los contratos tienen tres elementos que son el consentimiento, objeto y causa, y pudo ser que hubo consentimiento, pero que estén viciados.

En ese sentido, el jurista indicó que si los contratos son lesivos para una de las partes, esa lesividad puede dar lugar a una acción legal en los tribunales para declarar la nulidad o cancelación de tales convenios.
No obstante, consideró que se deberá analizar qué es lo que más conviene al Estado: la derogación o la renegociación de los contratos.

“Si tenemos la lesividad, pero tenemos la posibilidad de una negociación que implique establecer los precios reales y lo que corresponde en beneficio de los derechohabientes, yo no le veo problemas porque es una manera de resolver”, concluyó.