Tegucigalpa, Honduras.

Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana iniciaron ayer, por undécimo año consecutivo, la veda regional de la langosta espinosa del Caribe, bajo los métodos buzo y trampa.

Bajo el acuerdo ministerial 032-2020, emitido por la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), cada embarcación deberá notificar su llegada a inspectores de la Dirección General de Pesca y Acuicultura (Digepesca), para realizar el inventario de sus aperos, de lo contrario será considerado como pesca ilegal.

La acción está enmarcada en el reglamento OSP-02-09 para el ordenamiento regional de la pesquería de la langosta del Caribe, aprobado por los ministros competentes de las actividades de pesca y acuicultura del Sistema de Integración Centroamericana (Sica), que integran la Organización del Sector Pesquero y Acuícola del Istmo Centroamericano (Ospeca).

La especie es considerada un recurso de amplia distribución geográfica en toda la región y de alto valor comercial, por lo que ha sido necesario armonizar y unificar los períodos de veda para su conservación.

La veda inicia el 1 de marzo y culmina el 30 de junio del presente año.
Estados Unidos y Europa son los principales destinos de las exportaciones de langosta, que en la temporada pasada dejaron $46.3 millones por la venta de 1.9 millones de libras, según el Banco Central de Honduras.