06/12/2022
10:12 PM

Más noticias

Cultivos ilegales de palma arrasan el parque Jeannette Kawas

La fundación Prolansate advierte del “gigante impacto ambiental” en el núcleo del Parque Nacional por los cultivos de palma africana no autorizados.

Tela, Honduras

El Parque Nacional Jeannette Kawas está siendo arrasado por el cultivo ilegal de palma africana, denuncian fundaciones y comunidades de la zona, que lamentan que todo esto ocurre “a vista de todos, pero nadie hace nada”.

Origen
El parque se llama Jeannette Kawas en honor a la activista hondureña ultimada en 1995 por su labor como ambientalista.
La fundación Prolansate, que se dedica a proteger el parque, y habitantes de la comunidad de Tornabé, revelaron que el 21 de junio pasado hubo personas que incendiaron 18 hectáreas del Jeannette Kawas y que ahora están drenando el área y han cultivado palma africana en parte de la zona núcleo y de amortiguamiento.

El equipo periodístico de Diario LA PRENSA recorrió el lugar y captó imágenes aéreas tomadas con drones que evidencian el gran nivel de devastación que se está llevando a cabo en el Parque Nacional y que en el área quemada ahora han sembrado palma.

Foto: La Prensa

Indignación

Nelbin Bustamante, coordinador de protección del Jeannette Kawas de la fundación Prolansate, dijo que es inaceptable que estén drenando ilegalmente los humedales, a pesar de que fueron incluidos por la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas, conocida como Convenio de Ramsar.

“El impacto ambiental es gigante, pero no hay acciones concretas por parte de las autoridades para salvar este preciado tesoro ambiental de Honduras”, lamentó Bustamante.

722
es el número de ficha del Parque Nacional Jeannette Kawas como sitio Ramsar, en el cual se incluye a los humedales de importancia internacional.
El Parque Nacional Jeannette Kawas está entre el municipio de Tela, Atlántida, y Puerto Cortés, y posee un rico ecosistema que está siendo dañado por los cultivos ilegales.

“Entre Boquerón y Tornabé incendiaron 18 hectáreas en junio, ahora están drenando el humedal y ya han sembrado palma africana. Todo esto lo hemos denunciado al Ministerio Público, pero nadie detiene esta destrucción del parque”, afirmó.

El miembro de la fundación también relató que en la zona de Mariones se está sembrando ilegalmente palma africana en áreas donde no es permitido.

LA PRENSA también visitó ese lugar y comprobó como se han extendido los cultivos ilegítimos.
“El ecosistema está perdiendo su funcionalidad”, señaló el ambientalista.

Foto: La Prensa

En peligro

En el Jeannette Kawas hay más de 400 especies de aves, 68 especies de reptiles, 35 de mamíferos, 12 clases de anfibios.

También posee más de 140 especies de insectos, incluyendo por lo menos 54 tipos de hormigas.
Asimismo, en la reserva se encuentran 500 variedades de árboles y arbustos.

427
especies de aves se estima que hay en el Parque Nacional Jeannette Kawas, según registros oficiales de las autoridades ambientales.
Una de las cosas que más preocupa a los ambientalistas es que entre los animales del Jeannette Kawas hay varias especies en peligro de extinción.Entre estas hay 12 tipos de mamíferos, de entre los cuales sobresalen el manatí y el tigre.

También se encuentran en riego algunos tipos de tortugas, cinco clases de peces y cinco de reptiles.

“El peligro en el que se encuentran todos estos animales es mucho mayor debido a los constantes incendios provocados, esas siembras ilegales y el drenado de humedales en el parque nacional”, advirtió el coordinador de protección del Jeannette Kawas de la fundación Prolansate.

En el Parque Nacional existen cuatro diferentes ecosistemas: bosque húmedo tropical, pantano herbáceo, bosque inundable y bosque manglar.

Foto: La Prensa

Aflicción

Osman López, presidente del patronato de la comunidad garífuna de Tornabé y coordinador de uno de los comités de emergencia local, relató que incluso han denunciado la situación en la Fiscalía Especial de Etnias y Patrimonio Cultural en Tegucigalpa.

“Hay gente que provoca incendios en el parque y luego para apagar ese fuego se arriesgan miembros voluntarios de nuestra comunidad, quienes lo hacen por amor a la naturaleza, pero son las autoridades las que tienen que poner un alto definitivo a este desastre ambiental tan grande”.

El Parque Jeannette Kawas tiene una extensión total de 79,831 hectáreas.
Toda la zona núcleo del parque está en Tela.

López manifestó que a los habitantes de Tornabé les preocupa las consecuencias que puede haber por la destrucción del lugar.

“Se tiene que valorar al Jeannette Kawas porque es fuente de vida para animales y hasta para personas. Hacemos un llamado a las autoridades para que no dejen abandonado el parque a merced de quienes buscan destruirlos para seguir con los cultivos ilegales”, manifestó el dirigente patronal garífuna de Tornabé.

Señalados

Las autoridades han identificado que los autores de los incendios en el lugar, y que luego realizan las siembras ilegales, son productores individuales, pues las empresas de la zona aseguran que trabajan solo con producto certificado y que cultivan en terrenos privados ubicados en zonas que cuentan con sus permisos ambientales.

Años de fuego

Registros oficiales muestran que son varios los incendios provocados que han calcinado amplias áreas de la reserva.
El más grande de los últimos años fue causado en el año 2016.

Según documentos del Instituto de Conservación Forestal (ICF), el área quemada por el incendio fue de 219.62 hectáreas. En esa ocasión, el incendió quemó 106.09 hectáreas de la zona de amortiguamiento y 113.53 hectáreas de la zona núcleo.

A pesar de que han pasado más de dos años de ese siniestro, el parque aún no logra recuperarse.

De hecho, cada vez son más las zonas donde se cultiva de forma ilegal.

Alrededor del parque hay 44 comunidades, de las que 39 son ladinas y cinco garífunas, que en gran parte dependen de los recursos y fauna del Jeannette Kawas.

El parque se llama Jeannette Kawas en honor a la activista hondureña ultimada en 1995 por su labor como ambientalista.