Tegucigalpa, Honduras.

El vicecanciller Antonio García confirmó la quinta víctima hondureña en la tragedia del “tráiler de la muerte” en Texas, Estados Unidos.

La hondureña ha sido identificada como Yazmín Nayarith Bueso Nuñez, de 37 años de edad, cuyos documentos fueron hallados en la escena mortal en la que murieron 73 personas.

De momento, además de Bueso Núñez, solo están plenamente identificados cuatro compatriotas, quienes, de acuerdo con pasaportes o tarjetas de identidad, se llamaban Margie Tamara Paz Grajera (24), Fernando José Redondo Caballero (18), Alejandro Miguel Andino Caballero (23) y Adela Betulia Ramírez Quezada.

Las otras víctimas son Fernando José Redondo Caballero (18), Margie Tamara Paz Grajera (24), Alejandro Miguel Andino Caballero (23) y Adela Betulia Ramírez Quezada.

“LOS MIGRANTES SE ESTABAN COCINANDO”

Los primeros rescatistas que llegaron al lugar en el que se encontró un tráiler con decenas de migrantes muertos en San Antonio, Texas, describieron la “horrible escena” que encontraron y cómo las personas se estaban “cocinando” dentro del remolque.

Bryn Everitt, un médico que trabaja con el Departamento de Bomberos de San Antonio y quien llegó el lunes al lugar donde se encontró el tráiler, detalló a medios locales que los migrantes que aún respiraban estaban muy cerca de la muerte, débiles y con el cuerpo muy caliente por las altas temperaturas.

Hasta ahora, las autoridades forenses del condado de Bexar, en Texas, han confirmado que 53 migrantes han fallecido, con respecto a los 46 reportados el lunes por la noche, cuando se encontró el vehículo en una carretera de San Antonio. Dentro del camión, sin ventilación, las temperaturas podrían haber llegado a unos 65 grados Celsius, según dijo a San Antonio Express News John Hamilton, director del departamento de emergencias del Centro Médico Vista Texas, clínica en la que han sido atendidos algunos de los indocumentados sobrevivientes.

En ese sentido, David Miramontes, el director médico del Departamento de Bomberos de San Antonio, dijo que la gente “básicamente se está cocinando en ese ambiente”. Son 53 las víctimas mortales en la tragedia migrante.

De acuerdo con algunos reportes, los migrantes que viajaban en el tráiler para entrar ilegalmente a Estados Unidos habían sido rociados con especias para carne, con el objetivo de evitar que fueran descubiertos por los perros de la Patrulla Fronteriza.

“El olor para mí y para muchos de nosotros era ablandador de carne porque de alguna manera se usó para enmascarar el olor de los humanos o cosas así”, dijo a ABC Charles Hood, jefe del Departamento de bomberos de la ciudad.