En los últimos ocho años, la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Hondutel) ha perdido en patrimonio 2,519.8 millones de lempiras, lo que hace que la estatal esté en la bancarrota, con un déficit operacional muy alto y pérdidas de un millón de dólares diarios (20 millones de lempiras).

La situación de Hondutel es calamitosa. Está entre las empresas a las que les urge un plan de rescate inmediato. Por ese motivo, el Gobierno nombró una comisión interventora compuesta por el exgerente de la institución, Jesús Castellanos, el exsubgerente David Rivera y el presidente del Sindicato Hondureño de Trabajadores de Telecomunicaciones (Sihtratel), Orlando Mejía.

“Hondutel está en bancarrota. Saldría más barato cerrar las puertas. Si lo vemos desde el punto de vista laboral, la obligación del Estado con los empleados, si los despiden hoy, es de 96 millones de dólares (1,920 millones de lempiras) solo en prestaciones”, explicó el presidente de la interventora, Jesús Castellanos.

Patrimonio

El conjunto de bienes que adquirió Hondutel en los últimos años ha disminuido considerablemente, según información obtenida por LA PRENSA.

Desde 2005, cuando era presidente Ricardo Maduro, la estatal tenía en patrimonio, sin realizar las transferencias que la ley le impone, 7,461.3 millones de lempiras y ya con las transferencias quedaron en 6,120.4.

“Solo en el gobierno de Maduro se transfirieron de las utilidades 9,700 millones de lempiras al Gobierno, como manda la ley”, indicó Castellanos. El patrimonio de Hondutel continuó bajando en el gobierno de Manuel Zelaya, al grado de que bajó hasta L5,269.5 millones.


Las transferencias al Gobierno siempre se han hecho, aunque le ley les indica que deben hacerse con las utilidades, pero, aún en quiebra, Hondutel no ha parado de transferir, salvo que ahora lo hace menos. En lo que va del gobierno de Porfirio Lobo, el patrimonio de la estatal ha quedado en L3,600.6 millones después de transferirse 200 millones.


Operaciones

Además del patrimonio, las operaciones de Hondutel han disminuido enormemente. En 2005 generaba 1,052.7 millones de lempiras, pero en 2007 comenzó a producir 555.6 millones. Su caída estrepitosa en operaciones ocurrió en 2008. En 2009 comenzó a operar negativamente.

“Esto no quiere decir que Hondutel se tenga que acabar. Si se maneja seriamente, todavía se puede recuperar, pero hay que sacarla también del ámbito de empresa de Estado”, agregó Castellanos.

“Es necesario desmitificar que Hondutel no puede competir con compañías telefónicas establecidas. Cuando era monopolio se tenían enormes ganancias, ahora compitiendo se ve la diferencia”, expresó David Rivera, comisionado de Hondutel.

A pesar de la quiebra de Hondutel, algunas acciones que ha llevado a cabo la interventora, que no necesitan aprobación del plan de rescate del Congreso Nacional, son las operaciones en el tráfico internacional entrante de Estados Unidos y el resto del mundo.

Pujando por un plan

El plan de rescate 2013-2014 fue elaborado por la comisión interventora y presentado al Congreso Nacional para aprobarlo, pero por cuestiones de agenda, según algunos legisladores, no ha sido discutido, lo que tiene a la estatal sin presupuesto para su funcionamiento.

LA PRENSA conoció algunos detalles del plan de rescate de Hondutel, en el que establecen que uno de los principales ejes para obtener ingresos es Internet de banda ancha, del que se pueden obtener 158.9 millones de lempiras.

Otros ingresos en este plan serían los arrendamientos de capacidades e incremento de cartera de clientes, que dejarían L29.3 millones; ingresos internacionales, 400 millones; ingresos por alianzas, 140.7 millones, y financiamiento con bienes fideicometidos e hipotecas, L530 millones.

Entre los ahorros de Hondutel si se implementa este plan de rescate está el de 65 millones de lempiras al año si se llegan a retirar voluntariamente 700 empleados.

Empleomanía

Una de las grandes causas de que Hondutel esté en quiebra ha sido la empleomanía que provocan los políticos de diferentes partidos. En 2005, Hondutel tenía 3,206 empleados permanentes, por contrato o proyecto.

En 2006 subieron a 4,012; en 2007 bajaron a 3,604; en 2008 a 3,710; en 2009 a 4,246; en 2010 a 4,113; en 2011 a 4,158 y en 2012 a 4,126 empleados.


Algunos exgerentes de la estatal aseguran que no conoce sobre la crisis en Hondutel, aunque fueron parte o no de su gestación de la otrora codiciada estatal. “No conozco el plan de rescate de Hondutel, pero recuerdo que cuando fui gerente, en 2005, se abrió el mercado de las llamadas internacionales y fue un impacto significativo”, aseveró el exgerente Jacobo Regalado.

Hondutel sigue esperando una reingeniería total o la aprobación de su plan de rescate para llegar por lo menos a estabilizarse como han dicho sus funcionarios. Mientras tanto, se espera que el Congreso vuelva a sesionar y discuta este tema.

LAS 10 CAUSAS DE LA QUIEBRA

1. Fraude telefónico

2. Exclusividad en las operaciones

3. Mala administración

4. Carga laboral

5. Falta de política sectorial

6.
Descapitalización de la empresa

7. Saqueo y corrupción

8. Tráfico gris

9. Contratos leoninos
10. Demandas laborales

ACCIONES PARA SALVAR HONDUTEL

1. Duplicar tráfico internacional de llamadas

2. Recuperar la factura

3. Aplicar reglamento de corresponsalía internacional

4. Congelar el movimiento de personal

5. Plan de retiro voluntario

6. Aprobar el presupuesto

7. Transferir con base en utilidades

8. Reducir el gasto corriente

9. Subastar bienes
10. Recuperar cuentas

Datos

PLAN DE NACIóN La política del sector de telecomunicaciones no es parte del Plan de Nación que impulsa el Gobierno.

UTILIDADES Hondutel ha transferido millones de lempiras al Gobierno, incluso sin tener utilidades, como lo señala el artículo 69 de la Constitución de la República.
RESERVA El gobierno de Maduro dejó en Hondutel 122 millones de dólares de reserva que ya no existen.