26/05/2022
09:38 AM

Más noticias

Honduras: unidad especial va tras traficantes de personas

Los agentes de la Unidad Transnacional de Investigación Criminal reciben entrenamiento y equipo de parte de las agencias de investigación de Estados Unidos.

San Pedro Sula, Honduras.

Cumplen sus misiones en el anonimato, se desplazan por diferentes puntos del país y coordinan sus operaciones con las Policías especializadas de Centroamérica y Estados Unidos.

Sus compañeros policías los llaman los grises, en las misiones los denominan los de caqui, pero en el cuartel general de Casamata los conocen como los de las computadoras y caninos.

Esta nueva fuerza de la Policía Nacional es la Unidad Transnacional de Investigación Criminal (Utic), formada hace cuatro años, pero que salió hasta hace pocos meses a cumplir su misión en las calles.

Todos los agentes de la Utic han sido entrenados en el extranjero, cuentan con equipo especial, independencia operativa y reportan directamente al director general de la Policía Nacional y a las Agencias Investigativas de Estados Unidos.

LA PRENSA tuvo acceso a las operaciones de esta unidad cerca de la frontera con Guatemala, donde mantienen temporalmente un puesto de control para detectar operaciones irregulares de las bandas criminales.

Con la Utic trabajan varias agencias internacionales como Immigration and Customs Enforcement (ICE), Department of Homeland Security (DHS) y Homeland Security Investigations (HSI), que apoyan las operaciones dirigidas contra individuos con órdenes internacionales de captura, verificación e investigación de falsificación de dinero, redes de prostitución de menores, pornografía infantil y otros delitos.

La unidad

Un convenio firmado por Estados Unidos y Honduras permitió crear esta unidad transnacional, que busca optimizar los resultados contra delitos migratorios, explotación de menores, falsificación de dinero y tráfico de personas.

Los agentes están dedicados a la investigación minuciosa, que incluso les ha permitido identificar las rutas que las redes criminales utilizan en el tráfico de drogas y personas por el país. Sus operaciones son apoyadas por las unidades especializadas capacitadas en Centroamérica, con las que coordinan las ubicaciones y el seguimiento en casos específicos.

“Las acciones de la Utic no pasan desapercibidas; el uniforme es un distintivo que marca la diferencia respecto a las otras unidades y llama la atención de las personas en los lugares donde operamos. Hay un ingrediente más: la eficacia porque hasta ahora es la unidad que más remisiones de casos ha hecho para el Ministerio Público”, dijo uno de los agentes de la Utic a quien no se le permite revelar su identidad.

Equipo

Los agentes cuentan con fusiles AR-15 con miras holográficas, equipo de comunicaciones con soporte satelital, plataformas balísticas de cerámica con anexos de hidratación (chalecos), miras nocturnas, programas especiales de computación con cargadores solares, sistemas de posicionamiento satelital global, base de datos para comparación balística-dactilar y un registro de antecedentes y detección de moneda fraudulenta y documentos falsos.

“En las operaciones hemos logrado detectar a personas que circulan con pasaportes y dinero falsos y han sido remitidas a las autoridades correspondientes. Nuestro trabajo también ha hecho posible arrestar a fugitivos que ahora pagan con cárcel sus delitos”, explicó el agente.

La Utic posee caninos especializados en búsqueda de drogas, dinero y explosivos. “Los perros fueron traídos del extranjero y se les da la mejor atención posible. Son de gran apoyo para todo nuestro trabajo en todas las áreas donde intervenimos”.

Pero los costos de mantener una unidad especializada como la Utic son elevados, informaron los agentes, sin revelar cifras.

Muestra de esa inversión es que disponen de una flota de vehículos blindados, tienen entrenamiento continuo y toda la logística proporcionada por las agencias de investigación de Estados Unidos por medio de la embajada en Tegucigalpa.

Coordinaciones

Mantener una estrecha comunicación con las Fiscalías de la Niñez y contra el Crimen Organizado ha sido clave para el éxito de las operaciones de los miembros de la Utic.

Además del trabajo con el Grupo de Operaciones Especiales Tácticas (Goet), la Unidad Nacional de Pandillas y Antisecuestros (Unaps) y el Centro Antipandillas, esta unidad especializada trabaja con el Centro Antipandillas Transnacional (CAT) y la unidad de Tigres los apoya ahora en las investigaciones.

Los agentes de la Utic no usan rangos, apellidos ni nombres; buscan mantener en secreto a sus especialistas por razones de seguridad.

El lema de los agentes de la Utic es “siempre hacer lo correcto de la forma correcta”.