14/07/2024
01:58 AM

Honduras ya tiene unidad de élite de agentes SWAT

  • 01 junio 2017 /

El entrenamiento es parte de los acuerdos establecidos por el presidente Juan Orlando Hernández y el Gobierno de Estados Unidos.

    Tegucigalpa, Honduras.

    La Policía Nacional de Honduras contará a partir de hoy con una nueva unidad de élite, que será la encargada de participar en operaciones de alto riesgo.

    Un grupo de diez hondureños se han especializado en Armas y Tácticas Especiales (SWAT), y este día se van a graduar en Doral, Estados Unidos.

    El presidente Juan Orlando Hernández viajará al país del norte y asistirá a la graduación de la primera generación de agentes hondureños SWAT que es el resultado de un programa de cooperación entre los Gobiernos de Honduras y Estados Unidos, dentro de la lucha contra el crimen organizado.

    El grupo especial fue capacitado por el Departamento de Policía de Miami Dade.

    El subcomisionado de policía Julian Hernández, vocero de la Secretaría de Seguridad, explicó que los diez agentes pertenecen a las unidades especiales de la Policía Nacional y se fueron a capacitar para fortalecer la institución policial.

    Convenio

    Este programa fue fundado bajo un memorándum de entendimiento con el Departamento de Estado a través de la Embajada de los Estados Unidos en Honduras como parte de las iniciativas impulsadas por la Sección de Asuntos Internacionales contra el Narcotráfico y Aplicación de la Ley (INL).

    Hernández es el primer mandatario hondureño en asistir a un evento de esta naturaleza y será uno de los oradores principales junto con su homólogo de Guatemala, Jimmy Morales, y la congresista Ileana Ros-Lehtinen, según informó Casa Presidencial.

    Élite

    Los agentes SWAT son una unidad de fuerzas de seguridad de élite entrenados para llevar cabo operaciones de alto riesgo, como lucha contra el terrorismo, rescate de rehenes y operativos contra delincuentes fuertemente armados, operaciones antidisturbios, creación de perímetro de seguridad contra francotiradores durante visitas de dignatarios, proporcionar potencia de fuego superior, y asalto en determinadas situaciones, rescate de funcionarios o ciudadanos en peligro por arma de fuego, operaciones contra el terrorismo y resolver situaciones de alto riesgo con una mínima pérdida de vidas, lesiones, o daños a la propiedad.