25/05/2024
11:10 AM

Shin Fujiyama, a 40 kilómetros de cumplir su meta por la educación

  • 17 abril 2024 /

El 5 de abril comenzó su recorrido desde San Pedro Sula, y luego del transcurso de 13 días llegó a la Unah, donde se ubica el centro escolar que será reconstruido.

Tegucigalpa

Motivado por hacer un gran cambio en la educación de 238 niños del Centro Educativo Experimental de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), Shin Fujiyama llegará a la meta de 250 kilómetros recorridos.

A lo largo de su recorrido por la carretera CA-5, desde San Pedro Sula hasta Tegucigalpa, el japonés con corazón de hondureño se ha rodeado de catrachos y extranjeros inspirados y motivados en sumar a esta maratón por la educación de la niñez.

Con un notorio cansancio físico, pero con la motivación sobrenatural, más el apoyo de seguidores, patrocinadores y pobladores que han acompañado en algunos tramos, Shin ya recorrió 210 kilómetros.

Hoy, el recorrido sale desde la colonia El Carrizal y en horas de la tarde estará llegando a la Unah, donde se hará un festejo.

Ayer, cada vez más cerca de la meta, su parada fue en el sector entre la aldea El Lolo y la colonia Carrizal, en el puente peatonal blanco que da la bienvenida a Tegucigalpa.

En este penúltimo tramo, que arrancó con una fresca mañana desde Támara, se vio acompañado de elementos de la Policía Nacional, niños, adolescentes y otros personajes que generan contenido para redes sociales.

Durante varios días de su recorrido por la zona central fue acompañado además por cadetes de la Academia Nacional de Policía (Anapo).

Para saber

2.5 millones de lempiras se recaudan para la reconstrucción de este centro educativo, ubicado al interior de la Unah.

Deisy Valeriano, junto con sus tres hijos, salió al paso para saludar a Shin y las palabras de afecto no podían faltar.

La joven madre contaba sobre su agradecimiento al “influencer” por toda su labor, cuando fue sorprendida por Shin, que al pasar junto a ellos se apartó del grupo para saludar a los niños.

Rumbo a la meta

Para este jueves se tiene programada la salida a las 6:30 am desde el puente peatonal de la colonia El Carrizal de la capital.

Luego, la ruta se desvía por anillo periférico, a la altura de Ciudad del Ángel, por esta vía se recorrerán unos 19 kilómetros hasta llegar al túnel y puente que conecta con el bulevar Centroamérica, que pasa frente a la colonia Kennedy.

Se continúa por este bulevar hasta llegar a la esquina del Centro Cívico Gubernamental, donde se doblará al bulevar Juan Pablo II, para hacer una parada en uno de los principales patrocinadores de esta actividad.

Se avanzará para tomar el bulevar La Hacienda y conectarse al bulevar Suyapa, para avanzar hasta la basílica y así llegar, tras 13 días, a la meta en la Unah.

Se tienen programadas varias actividades y reconocimientos para los participantes.

“Pararemos donde algunos patrocinadores para que pueda agradecerles personalmente y tomar fotografías. Iremos a la basílica de Suyapa para dar gracias a Dios. Después de la oración iremos a nuestra meta final, el polideportivo de la Unah. Si logro llegar con vida, tendremos el gran cierre del reto 250 km por el parqueo del polideportivo, aproximadamente a las 2:00 pm”, dijo Shin.

Primera piedra de la escuela

Tegucigalpa. Luego de llegar a la meta y recaudar los fondos necesarios para reconstruir el Centro Educativo Experimental de la Unah, los niños, docentes, padres de familia y Shin Fujiyama pondrán la primera piedra de la reconstrucción.Y es que en la maratón de 250 kilómetros que recorre Shin tienen con objetivo recaudar 2.5 millones de lempiras para la reconstrucción de siete aulas de esta escuelita.

Este centro educativo inició funciones hace 32 años y el material con el que fueron construidas sus paredes cumplieron su tiempo de uso, lo que hacía que los 238 niños de nueve secciones no tuvieran buenas condiciones para ser formados.

“Nace por una iniciativa de la carrera de Pedagogía para dar a los hijos de los empleados de la Unah la oportunidad educarlos en las mismas instalaciones”, recordó Francis Rivera, director del centro educativo.Los niños reciben las clases de manera virtual, ya que durante el tiempo de construcción del proyecto serán reubicados en otro espacio.

En condiciones deplorables está la escuela.