TEGUCIGALPA.

En las últimas semanas, la positividad de casos de covid-19 aumentó un 2% respecto a las semana anterior, por lo que se prevé que se dé un repunte de casos al final de diciembre y comienzos de 2021.

Karla Pavón, jefa de la Unidad de Vigilancia de la Secretaría de Salud, estima que al finalizar 2020 podrían reportarse entre 120,000 a 125,000 casos.

No obstante, la cantidad de infectados dependerá de las medidas de prevención que las personas tengan al momento de salir a comprar y de celebrar con su familia las fiestas navideñas.

Primordial
Urge garantizar recurso humano, medicamento, protección y material para que el sistema responda a demandas
“Hay un aumento en las últimas semanas, aunque sea leve, pero es un aumento del cual no nos podemos descuidar; por lo tanto, se le hace un llamado a la población de continuar usando las medidas de bioseguridad, porque vamos a tener muchas personas en la calle este mes, y si las personas, tanto el comprador como el vendedor y el proveedor, no usan las medidas de bioseguridad, posiblemente tengamos un enero no tan agradable como quisiéramos”, advirtió Pavón.

Ante la movilización de personas durante los próximos días, los sectores representados en la mesa multisectorial expresaron que es responsabilidad de todos el cumplimiento de las medidas de bioseguridad.

Se estableció que los ciudadanos deben ser responsables utilizando las mascarillas, manteniendo el distanciamiento físico, el lavado frecuente de manos con agua y jabón o utilizar gel antibacterial. Los dueños de los establecimientos deben garantizar condiciones físicas y logísticas para atender a los clientes y mantener las medidas de bioseguridad en todo momento, la gente debe respetar las normas de bioseguridad de los negocios.

Celebre con prudencia

En cuanto a las celebraciones navideñas y de fin de año en los hogares, regular será casi imposible; por lo tanto, piden a la población considerar algunos aspectos para evitar contagios.

“Lo ideal sería que no hubiera celebraciones en físico, sino que fueran virtuales, pero es difícil controlar eso, por lo que si se van a reunir tendrían que seguir varias normas, como andar todos con mascarillas, no más de 10 personas, mantener ventanas abiertas para que circule el aire, si se puede mejor que las reuniones sean en el patio o espacios abiertos, no usar vajillas de vidrio, sino que toda sea descartable. Si van a comer boquitas que no sean en un mismo plato porque pueden quedar residuos del virus en esos platos. Debería haber distancia entre las personas en la mesa, el lavado frecuente de manos, secárselas con papel toalla, evitar saludarse de abrazo y beso a la llegada y salida”, detalló la doctora Elsa Palao.

Casos

Mañana se cumplen nueve meses desde el 11 de marzo que el Gobierno reportó los primeros dos contagios en el país.

Desde ese entonces se registran 112,792 contagiados, 2,961 fallecidos y se han recuperado 50,888 compatriotas. La capacidad hospitalaria se encuentra en porcentajes bajos, y para evitar un colapso del sistema sanitario, las personas deben acudir oportunamente a los centros de triaje al presentar síntomas.

El epidemiólogo Henry Andino manifestó que se debe aprender a convivir con el virus. Mantener el distanciamiento y el uso de la mascarilla protege en más del 70% a las personas.

“Un reconfinamiento no es recomendable, sería contraproducente, pues los que estuvieron expuestos podrían contagiar a los que no salieron de casa”, dijo.

Funerarias registran unos 6,700 fallecidos por sospechas de covid

TEGUCIGALPA. La Asociación de Industrias Funerarias de Honduras (Aifh) registró hasta finales de noviembre 6,789 personas que murieron por sospechas de covid-19 a nivel nacional.

La cifra es más del doble de las que reporta el Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (Sinager) que hasta la fecha ha confirmado a través de pruebas PCR post mortem que hay 2,952 compatriotas que murieron por el virus. El presidente de la Aifh, Edwin Lanza, indicó que la mayoría de los fallecidos ahora se están reportando en las zonas rurales del país.

“En metrópolis como Tegucigalpa, San Pedro Sula, La Ceiba y otras ciudades ya no se están dando tantos fallecimientos; pero en el interior del país sí se están reportando más muertes. Muchas funerarias nos reportan entierros de personas por sospechas de la enfermedad”, dijo Lanza.

En todo el país hay más de 400 funerarias, de esas, más de 80 están organizadas en la Asociación de Funerarias.

En las ciudades, la mayoría de personas ya se acostumbraron al uso de las medidas de bioseguridad, por ello han disminuido los contagios y decesos.