Tegucigalpa, Honduras.

Con el objetivo de fomentar la movilidad urbana sostenible, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y la República de Alemania suscribieron ayer, lunes, un acuerdo destinado a Honduras y Centroamérica.

El monto suscrito entre representantes de la entidad bancaria regional, con su presidente, Dante Mossi, a la cabeza, y diplomáticos germanos, es de hasta 132 millones de euros, según lo informado.

FUENTES RENOVABLES

Los vehículos podrían, incluso, ser recargados con fuentes de energías renovables.

Mossi indicó que los fondos en Honduras y Centroamérica serán puestos a disposición de empresarios del transporte público en caso de pretender cambiar las flotas por unidades eléctricas, cambiando, así, el sistema de derivados del petróleo. Esto incluiría a autobuses y taxis.

La variantes de los autobuses eléctricos, escasa en Centroamérica, busca, según el informe, dejar de depender exclusivamente del petróleo como fuente de suministro.

“El BCIE va a tener líneas disponibles, tanto para el sector público y privado, para transformar la flota vehicular de la combustión interna, es decir, uso de gasolina y diésel a vehículos híbridos o eléctricos”, dijo Mossi.

El presidente del BCIE dijo que la entidad ya ha conversado en torno al tema con transportistas cooperativistas de Tegucigalpa y San Pedro Sula, con el objetivo de reemplazar alrededor de 50,000 unidades de taxi a esas modalidades mecánicas automotrices.

Los planes de crédito del BCIE, detallaron, serían de hasta 20 años de plazo, tanto en el sector público como privado. El período de gracia ascendería a los 5 años y la tasa indicativa sería de 4.23%. No existe, de momento, una fecha fija para abrir el proceso de renovación de esas flotillas.