21/04/2024
01:44 PM

MP apela decisión de tribunal que sobreseyó a Pepe Lobo

El expresidente Lobo era acusado por fraude en un caso que involucra también a cinco altos exfuncionarios de la Secretaría de Finanzas y el Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (Banadesa).

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El Ministerio Público (MP) presentó este viernes un recurso de apelación ante el sobreseimiento definitivo que dictó un tribunal capitalino el pasado 1 de febrero a favor del expresidente hondureño, Porfirio Lobo Sosa, por el delito de fraude en el caso Pandora II.

La Fiscalía también solicitó a la Corte de Apelaciones “dictar auto de formal procesamiento por fraude al extitular de la Secretaría de Finanzas (Sefin), Wilfredo Rafael Cerrato Rodríguez, ya que solo fue procesado por violación a los deberes de los funcionarios”.

Dictan sobreseimiento definitivo a expresidente Porfirio Lobo Sosa

El MP recordó que la decisión del Tribunal favoreció al exgerente del Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (Banadesa), Jorge Johny Handal Hawit; la exgerente administrativa de Sefin, Lilia María Bográn Rivera, y el director de presupuesto de Sefin, Roberto Alonso Zúniga Barahona, a quienes se les dictó sobreseimiento por fraude.

Según las investigaciones de la Unidad Fiscal Especializada Contra Redes de Corrupción (Uferco), los acusados conformaron entre 2010 y 2013 “una red de corrupción” que participó en la ampliación y aprobación de desembolsos públicos por más de 288 millones de lempiras (cerca de 11,7 millones de dólares) autorizados a las fundaciones Todos Somos Honduras y Dibattista.

En el caso Pandora II también fue acusado el expresidente Juan Orlando Hernández, quien enfrentará el próximo lunes un juicio por narcotráfico en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, Estados Unidos.

´Pepe´ Lobo responde ante supuesto “arreglo” con ´Mel´ para evitar extradición

El involucramiento de Hernández, de acuerdo a la Fiscalía, se basa en el beneficio obtenido de los desembolsos que se realizaron desde las instituciones públicas a las fundaciones, donde el exmandatario recibió para el financiamiento de su campaña política al menos 62 millones de lempiras.

Los fondos fueron sustraídos a través de la utilización de diferentes artificios, entre ellos, la creación de empresas fantasmas, prestanombres y contratos ficticios, dineros públicos que llegaron a los movimientos “Azules Unidos” y “Amigos de JOH”, además a la sociedad mercantil denominada «La Cachureca», así como a sus gerentes de campaña departamentales.

En todas las ampliaciones presupuestarias tuvo una participación directa el expresidente Lobo Sosa, autorizando el traslado de fondos de una secretaría a otra, para facilitar los desembolsos a las fundaciones utilizadas para drenar los fondos.