22/05/2024
12:01 AM

Paso de asiáticos y africanos se quintuplicó

  • 01 enero 2024 /

Se espera que este nuevo año, el flujo de foráneos se mantenga o aumente

San Pedro Sula, Honduras.

Cubanos, haitianos, chinos, vietnamitas y africanos se sumaron en los últimos años a la oleada de venezolanos que cruzan el Darién ‐fronterizo con Colombia, donde se exponen a abusos sexuales, secuestros y robos por bandas criminales, y a la inclemencia de una selva considerada el “infierno” de los migrantes.

Según el gobierno panameño, más de medio millón de migrantes pasaron por allí este año -el doble de 2022-, pero la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ve una “tendencia significativa” en los cubanos y africanos a elegir “rutas aéreas para llegar a Centroamérica, evitando el Darién”.

Más y más

En cambio, el flujo de migrantes asiáticos y africanos (Guinea, China, Senegal, India, Afganistán, Angola y otros), que entran por Honduras, principalmente por su frontera con Nicaragua, se quintuplicó al pasar de 14,569 en 2022 a 76,178 en 2023 (+522%), según el Instituto de Migración.

De la puerta aérea de Managua, los migrantes van por tierra a Honduras y Guatemala, donde pasan sin cobro oficial, y luego a México y Estados Unidos, pagando miles de dólares a traficantes de personas o coyotes.