19/05/2024
12:00 AM

Honduras: Iglesia Católica critica a funcionarios que dan mal ejemplo

El padre Carlos Rubio fustigó a los servidores públicos que 'todo lo quieren resolver a golpes, con agresión y uniéndose a la fuerza”.

Tegucigalpa, Honduras

La Iglesia Católica de Honduras criticó este domingo a los funcionarios que sirven de mal ejemplo para la sociedad hondureña al promover el desorden, el caos y la violencia.

“A veces muchos funcionarios son mal ejemplo para la sociedad, sobre todo para los niños y jóvenes porque todo lo quieren resolver a golpes, con agresión y uniéndose a la fuerza”, dijo el padre Carlos Rubio.

El vicario de la Iglesia Católica de Honduras preguntó a los feligreses “¿cómo se eligen los servidores públicos en este país?” y reflexionó que no solo debe primar su militancia política si lo que se quiere son resultados positivos. Para eso, debe elegirse “gente de trabajo, por honestidad, con sabiduría, llenos del espíritu de Dios y espíritu comunitario”.

El sacerdote recordó que “cuando a una persona se le confía una responsabilidad de su país, tiene que despojarse de sus ambiciones y ponerse al servicio de los intereses de la nación”. En el caso contrario, cuando se anteponen los intereses particulares, “ya sabemos los resultados”.

El padre Rubio fustigó a aquellos servidores públicos que siembran conflicto, división y confrontación. Y recordó que para que Honduras salga adelante se necesitan funcionarios que siembren el consenso, que sirvan y ayuden a los hondureños más desprotegidos.

El sacerdote preguntó también “¿cuánto daño le hacen malos funcionarios a nuestra Honduras?” al permitir la violencia, corrupción y otros males que nos aquejan “por no saber actuar honestamente y hacerlo todo coludido con el mal, no abrazando y privilegiando lo correcto”.

Aseguró que “Dios tiene los ojos puestos en Honduras, pero ojalá que también nosotros tengamos los ojos puestos en el Señor, en el hermano, en el necesitado, para ayudarle y no para abuchearle”.

El pasado martes, seguidores del partido Libertad y Refundación (Libre) instigados por los diputados de ese instituto político, protagonizaron un zafarrancho sin precedentes en el Congreso Nacional.