26/02/2024
04:50 AM

Habitantes de los bajos de Choloma aún no despiertan de su pesadilla

En la aldea Banderas urgen de agua y alimentos. Ayer una nueva crecida hizo que los aislados subieran a los cerros, y quienes iban a limpiar sus casas salieran huyendo.

CHOLOMA.

Pese a tener infecciones en la piel y ojos por haber quedado aislado en las inundaciones, Javier López, junto con su madre María Rosario y su hermano José Duván, se desplazaron a la aldea Monterrey con la idea de limpiar su vivienda, su único patrimonio.

Los damnificados que por las llenas en su comunidad han permanecido en el albergue en la escuela Cabañas de Choloma, ayer caminaron por 30 minutos agarrados de los brazos contra corrientes para llegar a sus casas.

Foto: La Prensa

Ayer, decenas de personas huían ante nuevas crecidas.
Sin embargo, su idea de limpiar pronto se convirtió en terror, pues minutos después de llegar a la casa, el agua que estaba al nivel de la acera comenzó a subir rápidamente y tuvieron que salir huyendo entrelazados de nuevo para no ser arrastrados por la corriente de agua.

Javier López, guardia de seguridad, no ha dejado de trabajar pese a que está damnificado porque si falla lo despiden.

Ayer Íbamos a limpiar la casa, pero salimos huyendo porque de nuevo se vino la crecida.
Javier López, damnificado aldea Monterrey

“Me dieron un lapso después de Eta, pero con Iota me dijeron que si faltaba estaba fuera. No tengo dinero para ir al médico, me pica todo el cuerpo”, dijo a LA PRENSA con su voz quebrantada.

La alcaldía de Choloma informó que en la madrugada de hoy martes el caudal del río Chamelecón subiría dos metros e inundaría nuevamente los bajos de Choloma, una zona adonde miles de personas y cultivos han sido azotados por las tormentas Eta y Iota y sus remanentes.

Foto: La Prensa

Anegados

La calle a la aldea Banderas, sector Ticamaya, la cual lleva a los bajos de Choloma, permanece inundada y decenas de pobladores también huían de nuevas crecidas. En esa vía acampa a la intemperie un centenar de familias que claman por agua potable, alimentos y ropa, pues lo han perdido todo.

Katia Moreno (de 24 años), residente de la aldea El Higuero, ayer salió por esta vía inundada y relató que hay múltiples corrientes de agua, y que ante una nueva crecida, cerca de 300 habitantes subieron a lo más alto del cerro para salvaguardar sus vidas.

Foto: La Prensa

Muchos que permanecen aislados en los cerros del sector necesitan alimentos y agua.
“En el cerro hay un montón de gente de El Higuero, Banderas, La Flor y La Unión, que se refugian para salvar sus vidas. Yo estoy refugiada con mi familia en la colonia Infop, no hemos recibido ayuda”, dijo.

Según los bomberos, hay cerca de 1,200 personas aisladas, la mayoría porque no quiso evacuar por amor a sus pertenencias.En los bajos de Choloma hay reportes de robos por personas que ingresan en canoa.