30/05/2024
05:36 AM

“Lo que se le paga a Diálisis sale del presupuesto del Rivas”

Renato Florentino, médico y designado presidencial, dijo que lo que necesita la población hondureña es salud y educación de calidad

San Pedro Sula, Honduras.

El Estado está analizando la cancelación del contrato con la empresa que proporciona el servicio de hemodiálisis en el país, dijo en entrevista con LA PRENSA el doctor Renato Florentino, uno de los tres designados presidenciales que tiene el actual gobierno.

Florentino está asignado para solventar la problemática de la zona noroccidental y atlántica del país. Es de los tres despachos de los designados que maneja la menor cantidad de presupuesto, con seis millones de lempiras al año.

¿Qué nuevos proyectos se vienen para la zona noroccidental en su despacho como designado presidencial?

Continuar con las asignaciones de la presidenta (Xiomara Castro), seguir con los proyectos de reestructuración de centros de salud y escuelas que me solicitan ayuda, también acompañar al partido en todo lo que se pueda para dejar al país con algo distinto a lo que llevábamos en 12 años de narcodictadura.

¿Cuál es el presupuesto que maneja su despacho?

Tengo muchísimas solicitudes, hay que recordar que soy designado presidencial y me he ubicado en la región noroccidental, tengo más de nueve departamentos a los cuales les brindo ayuda en dependencia de mi presupuesto para poder ayudar.

El presupuesto del designado Florentino es de 6 millones de lempiras al año, dividido mensualmente en 400,000 de donde se deducen salarios, impuestos sobre la renta, lo que nos queda un promedio de un 50% con el cual ejecutamos las obras. Solo el año pasado de ocho que teníamos programas hicimos 21 en Cortés, Santa Bárbara, Copán y Atlántida.

¿Cuáles son las necesidades más grandes que se le deben solventar a la población?

Una, es tratar de brindarle a la población salud y educación digna y de calidad, mejorándoles los medicamentos y la infraestructura tanto en las escuelas como en los centros de salud, que fueron abandonados en estos últimos 12 años.

¿Se hará la construcción de los hospitales que ha anunciado el gobierno de la presidenta Xiomara Castro?

Los hospitales van, se va a iniciar con el hospital de trauma de la zona noroccidental que estará en San Pedro Sula, el de Roatán ya prácticamente solo es de equiparlo, el de Santa Bárbara ya comenzaron los cimientos. Desconozco cómo va el de trauma de Tegucigalpa y el de Olancho, serán seis hospitales que los hubiéramos podido hacer con los 48 mil millones de lempiras que se robaron de las latas que nos trajeron y en donde estamos contabilizando que del total del camas que habían ofrecido no tenían ni la mitad.

¿Qué pasará con los hospitales móviles?

Los únicos dos que funcionaron fue el de San Pedro Sula ubicado en el Catarino Rivas y el de Tegucigalpa , ahorita se están haciendo estudios para asignarles una función a estos espacios para darle atención a la población, no me he sentado con el director del Catarino, pero escuché que este módulo puede quedar para los enfermos renales donde se les pueda practicar una diálisis digna y de calidad con otra empresa.

¿Se tiene contemplado cambiar la empresa que practica actualmente las diálisis a los pacientes renales?

El Estado está interesado en que seamos nosotros los que brindamos ese servicio, como siempre fue en mis tiempos de estudiante y regresar también al modelo de la diálisis peritonial que no es la misma hemodiálisis, sino que es a través del abdomen con unos sueros y que sale más barato. También estamos apostando a la prevención. En el Catarino vamos a ayudar con una sala para que los nefrólogos ayuden a los diabéticos y a los hipertensos para mantenerlos a salvo de que no caigan en una enfermedad renal. Todos los días se diagnostican de cinco a diez nuevos casos y lo lastimoso es que ese dinero que se la pega a Diálisis de Honduras sale del presupuesto de Catarino Rivas, que tiene un presupuesto de 134 millones al año, de esos 134 millones el Catarino tiene que pagar 40 millones a Diálisis de Honduras para los pacientes de Cortés, Santa Bárbara y Yoro, y eso nos parece injusto, que con tanta necesidad que tiene el segundo centro hospitalario que tiene el país se le quite ese dinero que podría ser invertido en otras áreas como ser equipos de rayos equis o tomógrafos y echar a andar todos los quirófanos para reducir la mora quirúrgica con la que contamos.

¿Cómo se fortalecerá al hospital Mario Rivas de San Pedro Sula?

Con el hospital de trauma vamos a darle un realce al Catarino y vamos a poder atender más las cirugías electivas porque todo el presupuesto lo consume trauma, llámese ortopedia y neurocirugía.