06/12/2023
12:29 PM

EEUU advierte a migrantes hondureños: efectos del Título 42

La embajadora de Estados Unidos en Honduras, Laura Dogu, instó a hondureños a no migrar de manera irregular

San Pedro Sula, Honduras.

En una comparecencia virtual, la embajadora de Estados Unidos en Honduras, Laura Dogu, se refirió al fin del título 42 de la Ley de Migración de aquel país, cuyos efectos recalarán en miles de familias hondureñas.

El Título 42 es una disposición sanitaria activada bajo la administración del expresidente republicano Donald Trump para “contener la pandemia” del covid-19 y que en la práctica permite expulsar automáticamente a casi todos los inmigrantes que llegan sin visa o documentación necesaria para entrar a los Estados Unidos.

Al partir de ese precepto, Estados Unidos invocó dicha ley al menos 2.8 millones de ocasiones y decenas de miles de casos de deportaciones fueron de hondureños. Básicamente, la ley implementada durante la administración de Donald Trump, permitía a Estados Unidos deportar a inmigrantes “en caliente” argumentando que la escalada de la pandemia crearía un caos sin fin en aquel país. Esto dejó a miles de hondureños sin la posibilidad de pedir asilo o recurrir a otra instancia que la ley eliminó.

700

Hondureños deciden, al día, migrar, especialmente hacia Estados Unidos, según datos del Observatorio de Migraciones Internacionales de Honduras (OMIH). Estos llegan a la frontera entre México y Estados Unidos y, en muchos casos, solicitan asilo, pero en pocas ocasiones es aprobado.

Dogu remarcó que, contrario a lo que se creía cuando se anunció el fin de la ley, que las medidas antimigratorias en la frontera terrestre con México serán endurecidas con vigilancia y negando asilos y otras opciones migratorias de miles de hondureños y migrantes de otras nacionalidades.

Instó a los hondureños a no arriesgar sus vidas y las de sus familias y subrayó que viajar con menores de edad no hará que Migración contemple los casos amparados en antiguos recursos. “Se ha hablado mucho de cambios en algo que se llama el Título 42, un reglamento de la ley estadounidense que utilizamos durante la pandemia; esto ha causado mucha confusión”, argumentó Laura Dogu.

La diplomática aseguró que “se seguirá expulsando a personas, el cambio no es sólo el motivo para la expulsión; pero sin duda alguna las expulsiones de personas sin documentos continuarán. Es decir, que las fronteras de Estados Unidos no están abiertas y el fin del Título 42 no significa que pueden ir sin permiso”, recalcó.

En su disertación la funcionaria del gobierno estadounidense recordó a los hondureños sobre la ampliación del programa de reunificación familiar, pero aclaró que los que deseen hacerle no deben de ir a la frontera entre México y Estados Unidos, y hacerlo desde allí.

El Departamento de Seguridad Nacional creará nuevos procesos de permisos para lograr el reencuentro de las familias de Honduras, El Salvador, Guatemala y Colombia. Una vez finalizado permitirá que las personas validadas, con peticiones aprobadas basadas en razones familiares puedan entrar con este permiso a los Estados Unidos.

“Estados Unidos se comprometerá a recibir cada mes a miles de refugiados procedentes de varios países aquí del hemisferio. Tendrá como objetivo duplicar la cantidad de refugiados que Estados Unidos acepta”, afirmó la embajadora Laura Dogu.

¿Qué ocurrirá cuando expire el Título 42?

Al eliminar el Título 42, con el anuncio oficial del fin de la emergencia sanitaria por covid-19 en Estados Unidos, las autoridades estadounidenses se están preparando para una posible afluencia de migrantes que intenten cruzar ilegalmente la frontera entre EE. UU. y México una vez que el Título 42 expire. Se espera que las llegadas diarias superen las 10,000 una vez que expire la política.

Estados Unidos tiene previsto reanudar su política de examinar las solicitudes de asilo y deportar a aquellos que no cumplan los requisitos.

La escalada migratoria en la frontera entre México y Estados Unidos ha preocupado a Migración de ambos países.

Además, han implementado nuevas medidas para acelerar el proceso, incluyendo la revisión de las solicitudes en un plazo de 24 horas y la deportación en cuestión de días o semanas. Aquellos que crucen ilegalmente y sean deportados podrían enfrentar una prohibición de ingreso a Estados Unidos por un mínimo de cinco años y es posible que no tengan derecho a solicitar asilo.

La principal vía legal para solicitar asilo en EEUU a disposición de las personas que lleguen a la frontera será a través de la aplicación móvil CBP One, que permite a los inmigrantes concertar citas con las autoridades para exponer sus casos. El país norteamericano ofrecerá unas 1.000 citas diarias para solicitar asilo a través de este procedimiento, una cifra que, según han contado funcionarios públicos, podrá incrementarse “dependiendo de la capacidad” de los trabajadores del servicio de migración.

Quienes no se acojan a este proceso y decidan atravesar la frontera de manera irregular serán declarados no aptos para pedir asilo en EEUU, a menos que se les haya negado anteriormente en un tercer país o que demuestren haber encontrado a barreras tecnológicas o de lenguaje para acceder a la aplicación. Para implementar estas medidas, el Ejecutivo de Biden ha decidido aumentar el personal de las agencias migratorias, con más de 24.000 funcionarios, y desplegar 1.500 soldados en la frontera.

Consecuencias

Expertos en migración y derechos humanos han criticado duramente las medidas tomadas por el Gobierno demócrata, asegurando que son una continuación de las políticas de Trump y alertan de que expondrán a los migrantes a situaciones de mayor riesgo. Las nuevas políticas “impulsarán el tráfico de personas, enriquecerán a los carteles” y causarán aún más muertes en la frontera ya que las personas se verán forzadas a dirigirse hacia “cruces fronterizos más peligrosos”, señaló a EFE Ari Sawyer, quien investiga la frontera para la organización Human Rights Watch (HRW).

Laura Dogu instó a las familias hondureñas a “no creer” en mensajes que alientan a cruzar la frontera en masa.

Las medidas, además, “resultarán en una violación de la obligación legal de EEUU de no devolver a los refugiados a situaciones de persecución o tortura”, indicó Sawyer.

La norma que permite las expulsiones inmediatas de EEUU por la pandemia será suspendida este viernes. Por su parte, el director de Política de Asilo de International Rescue Committee, Kennji Kizuka, apuntó que es especialmente preocupante la situación de las personas que sean deportadas al norte de México.

“Es probable que aumenten las necesidades humanitarias en el norte de México, ya que los servicios, incluidos los albergues, están al máximo de su capacidad en muchos lugares”, subrayó Kizuka. La Administración de Biden, aseguró el experto, tiene la oportunidad de “restaurar el acceso al asilo en la frontera”: “El uso de una aplicación móvil defectuosa e inaccesible no debe ser un requisito para ejercer el derecho al asilo”, sentenció. EFE