Tegucigalpa, Honduras.

Honduras registra en lo que va de 2019 unos 1.998 casos de dengue, zika y chikunguña, enfermedades que son transmitidas por el zancudo aedes aegypti, informó este miércoles a Efe una fuente oficial.

Solo de dengue el país centroamericano contabiliza 1.967 casos, de ellos 535 son del tipo grave, indicó una fuente de la Secretaría de Salud.

Los casos de dengue clásico (1.432) aumentaron un 296,6 % en comparación con los 361 del mismo periodo de 2018, añade el informe oficial.

El documento señala que solo la semana pasada se registraron 262 casos de pacientes con dengue, lo que supone un incremento del 164,5 % con relación a los 99 casos del mismo periodo de 2018.

Las autoridades sanitarias de Honduras indican en el documento que la mayoría de los casos de dengue se concentran en el norte, este, oeste y Caribe del país.

El país centroamericano también registra 17 personas afectadas por el zika, para un aumento de 41,6 % respecto a los 12 del mismo periodo de 2018.

La Secretaría de Salud reporta la acumulación de 14 casos de chikunguña, la misma cantidad que se registró entre enero y febrero del año pasado.

Las autoridades sanitarias de Honduras han exhortado a los hondureños a no olvidar que el dengue es mortal, aunque el país no reporta decesos por esta enfermedad en lo que va de año.

Medidas higiénicas

La Secretaría de Salud ha señalado que la prevención es la única herramienta para reducir el impacto de las enfermedades, y recomendó a las familias mantener limpios los patios, no guardar agua en recipientes al aire libre y eliminar los criaderos del aedes aegypti, mosquito transmisor.

La Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) ha fortalecido esta semana su lucha contra el mosquito transmisor del chikunguña, zika y del dengue, en diferentes zonas del país centroamericano.

El director de protección civil de la Copeco, José Roberto Díaz, dijo que voluntarios de la institución realizan labores de limpieza, fumigación con pesticidas y eliminan criaderos de mosquitos para disminuir la incidencia de las enfermedades.

Grupos de fumigación y abatización, así como enfermeras, se movilizan para sensibilizar a la población y pedirle que permita la entrada a sus viviendas de las brigadas. EFE