TEGUCIGALPA.

Las tormentas tropicales Eta y Iota dejaron en Honduras más de cuatro millones de personas afectadas, según el último recuento de la Secretaría de Gestión de Riesgos y Contingencias Nacionales (Copeco).

En su trayectoria por Honduras, ambos fenómenos dejaron muerte, lluvias, damnificados y destrucción en el campo. La alerta roja sigue porque miles de damnificados están en albergues.

Marvin Aparicio, jefe del Comando de Incidencias, de Copeco, dijo que solo “Iota ha afectado 739,497 personas en forma directa y eso aparte de los 3.4 millones de afectados por Eta, estamos hablando que podría llegar a superar los cuatro millones de personas”.

Claves
1- Más de dos mil damnificados recibieron zapatos en albergues de San Pedro Sula por parte del Gobierno.

2- Ayer llegó ayuda humanitaria de Canadá, gestionada por la Cruz Roja, y de Alemania, a la base aérea José Enrique Soto Cano en Comayagua.
Recordó que faltan más evaluaciones, “es decir a medida que van mejorando las condiciones climáticas, nos vamos dando cuenta del daño real que nos causaron estos dos fenómenos en menos de dos semanas”.

Las autoridades estiman 966 albergues habilitados en donde 88,893 personas se encuentran integradas en 18,601 familias. “Cuando empezó Eta se anunció la apertura de más de 1,200 albergues en todo el país, pero a consecuencia del aumento de los daños de ambos fenómenos es que esa cifra de refugios se ha mantenido y estamos recomendando que donde todavía hay riesgo las personas no deben regresar a sus hogares, sino que mantenerse en esos refugios”.

El informe señala que son 184,626 personas incomunicadas, 25,633 viviendas afectadas, 1,003 viviendas dañadas, 89 tramos dañados o colapsados, en diferentes carreteras, 13 puentes totalmente destruidos, estos son aparte de los 45 que fueron afectados por Eta y hay 30,548 personas trabajando en labores de rescate y salvamento.

Aparicio subrayó que “la alerta roja se mantiene en todo el país, pues sigue la saturación de suelos y es necesario dar la misma recomendación: si está en zona de riesgo evacue y protéjase en un albergue”.

Damnificados que han hablado con periodistas han dicho que no quieren seguir en los albergues porque necesitan retomar su vida diaria y trabajar.

$!Foto: La Prensa

Los bomberos continuaron ayer las labores de búsqueda y rescate en el norte y occidente de Honduras.