29/11/2022
05:48 AM

Más noticias

Hallan en Belice jet ski que habría utilizado Angie Peña

Un pescador encontró la moto y un arete que andaba ese día Angie Peña en el área de Hunting Cay, Belice. El dueño de la jet ski asegura que es la misma que le rentaron.

ROATÁN

El misterioso caso de la desaparición de Angie Samantha Peña dio un giro ayer al encontrarse una jet ski, la cual sería la usada por la joven al momento de desaparecer.

También se halló un arete el cual coincide con los que andaba puestos ese día.Angie fue vista por última vez la tarde del sábado el 1 de enero cuando se adentró al mar en la moto en la zona de West Bay en Roatán, Islas de la Bahía.

Cumpleaños

Hoy Angie Peña cumple 23 años. Para conmemorar la fecha de su nacimiento, su familia hará una jornada de oración en Roatán y Tegucigalpa para pedir que sea encontrada sana y salva. La joven reside en Tegucigalpa. Angie andaba con su familia en Roatán recibiendo el Año Nuevo.

El hallazgo se produjo en Hunting Cay, un cayo de Belice, a unas 24 millas al norte de Puerto Cortés.

Según Marina Mercante, fue un pescador beliceño que encontró la moto y dio aviso a la guardacostas de Belice y luego informaron a las autoridades hondureñas.Las evidencias encontradas fueron llevadas a la isla de Roatán para su análisis.

Esto sería el cuarto objeto hallado hasta ahora, luego que hace una semana se encontrara en las costas de Belice, el chaleco salvavidas y un cordón que contenía la llave de la moto acuática en la que paseaba Angie.

En ese entonces el guía turístico que le rentó la jet ski a la joven aseguró que el chaleco, fue el mismo que le colocó a la ahora desaparecida.

“El color de la moto gris y negro es el mismo a la que utilizó Angie Peña. Asimismo la pintura del casco es similar”, aseguró Geovanni Ochoa de Marina Mercante.

Las autoridades, requirieron al dueño del negocio que le rentó la moto a la joven capitalina para que constatara si se trata de la misma que se le dio a Angie.

“El propietario de la jet ski efectivamente confirmó que es la que ellos le rentaron a Angie Peña”, agregó Ochoa.

Tras el hallazgo el personal de Marina Mercante se reunió con los familiares de Angie Peña, para informarles de lo que se encontró.

Walter Peña, padre de Angie, se mostró escéptico por los indicios encontrados y pidió una inspección más profunda.

“Hallaron una jet ski en una playa privada. Solo falta que las autoridades nos aclaren si es la misma”, dijo Peña.

El sábado 15 de enero los organismos de socorro suspendieron la búsqueda de Angie tras recorrer todos los sitios posibles donde pudiera estar.

Este caso ha sido el de mayor relevancia en el país por la cantidad de horas continuas de búsqueda, por aire, tierra y mar en todo Islas de la Bahía, parte de Cortés y hasta en las costas de Belice.

Los organismos de socorro emplearon hasta un submarino y buzos que bajaron a unos 200 metros de profundidad sin tener éxito hasta ahora.

Al cumplirse más de dos semanas de su desaparición, Walter Peña pidió un equipo especial de investigadores para esclarecer el caso de su hija.

“Ya van 18 días desde que mi hija desapareció y no se ha conformado un equipo de búsqueda por parte de fiscales e investigadores que hagan un verdadero trabajo”, aseveró el progenitor.

La familia de Angie Peña cree que la joven fue raptada y está en tierra firme, sin embargo para las autoridades de la DPI, la principal hipótesis es que tuvo un accidente en alta mar.

Jet ski utilizada por Angie Peña.

Búsqueda sin precedentes

El dispositivo que busca desde el pasado 1 de enero a la hondureña Angie Samantha Peña, desaparecida en el sector de la isla de Roatán, en el Caribe del país, continúa las labores de rastreo sin éxito, informó este martes una fuente oficial en Tegucigalpa.

El portavoz de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), Cristian Nolasco, dijo a periodistas que esa dependencia ha “recibido instrucciones” del alto mando de la Policía Nacional para seguir con la búsqueda de Angie Samantha, de 22 años.

”Se han girado instrucciones a todos los funcionarios e investigadores de la DPI en Roatán, La Ceiba, Puerto Cortés y Omoa (en el Caribe) para darle todo el acompañamiento a la búsqueda en este caso”, explicó Nolasco.

Angie Samantha desapareció el 1 de enero luego de salir en una moto acuática con una hermana y un guía desde el sector de West Bay, Roatán, adonde había viajado de vacaciones de fin de año.

El guía dejó solas a las hermanas, supuestamente por petición de ellas, y según las investigaciones, una regresó a dejarlo al punto de partida, y después, no se supo nada más de Angie Samantha.

El portavoz de la DPI indicó que en el operativo de búsqueda se cuenta con apoyo de Belice y Guatemala, entre otros países vecinos.

El país centroamericano “no está solo” en la búsqueda de la hondureña y el operativo “no se ha parado, siguen las diligencias investigativas en torno al caso”, subrayó.

”Nosotros seguimos trabajando, seguimos acompañando a la familia, entendemos que el padre (de la joven) está angustiado, pero nosotros seguimos haciendo lo que corresponde, hay equipos siempre pendientes de este caso”, señaló Nolasco.

Un accidente en altamar es la principal hipótesis de las autoridades hondureñas sobre la desaparición de Angie Samantha. Sin embargo, la familia de la joven pide considerar un posible rapto y ha solicitado a las fuerzas de seguridad que extiendan la búsqueda en tierra firme.

El padre de Angie Samantha, Walter Peña, dijo en la víspera a medios locales de prensa que si su hija hubiera sufrido un accidente en el mar ya habría “aparecido algún resto de la jet ski” o de su hija.

”Yo siento en mi corazón que mi hija está con vida, no puedo expresar lo que el Señor me ha mostrado en sueños, me dice que aguarde en él, que mi hija tiene que aguardar en él”, subrayó.

Peña señaló que los cuerpos de socorro los “están dejando solos y están dejando sola a la Fiscalía de Roatán que no tiene las capacidades para hacer una verdadera investigación, se trabaja muy limitadamente”.

Angie Samantha cumplirá este miércoles 23 años de edad, por lo que su familia ha anunciado una jornada de oración para pedir por “su pronto regreso”.