20/02/2024
05:37 AM

'Hallamos asombrosos vestigios de una cultura desconocida”

“No es la Ciudad Blanca”, dice líder de hallazgo en La Mosquitia

San Pedro Sula, Honduras.

La mítica Ciudad Blanca, uno de los mayores misterios arqueológicos de Honduras y del continente americano que ha sido buscada desde los tiempos de la conquista española, atrajo las miradas del mundo a la remota zona de La Mosquitia, donde un grupo de arqueólogos y expertos concluyó la semana pasada una expedición de 14 días.

¿Los resultados de la investigación? “No existe tal Ciudad Blanca, es únicamente una leyenda”. Las palabras pertenecen a Christopher Fisher, arqueólogo estadounidense que lideró la expedición a la selva misquita, un territorio que nunca había sido pisado por humanos, al menos no en la historia reciente.

“No encontramos la Ciudad Blanca. De hecho, no creo que dicha ciudad exista. Lo que sí hallamos fueron varias ciudades perdidas”, dijo el reconocido arqueólogo en exclusiva a Diario LA PRENSA. “Encontramos evidencia de que existió una cultura que aún no ha sido estudiada y dominó el área de La Mosquitia”.

Para Fisher, quien describe su experiencia en la jungla hondureña como “algo único y asombroso”, lo que sigue es explorar la zona para determinar quiénes fueron los ocupantes del lugar donde se encontraron vestigios que incluyen una pirámide, ollas, restos de muros y metates de piedra, entre otras cosas que fueron dejadas intactas tras ser documentadas.

VER: Primeras fotos de la Ciudad Blanca

Las excavaciones

“El objetivo de nuestro proyecto es ayudar a Honduras. Estamos felices de hacer este trabajo para preservar el patrimonio ecológico y cultural de la región.

Me encantaría liderar la expedición que regresará para excavar el sitio, lo cual se hará, por supuesto, con el permiso del Gobierno de Honduras y en colaboración con arqueólogos locales”, adelantó Fisher.

“Investigaremos el lugar para aprender más sobre esta importante pieza de la Honduras precolombina.

De momento estamos tratando de organizar los recursos, el equipo y los materiales para regresar y comenzar este proceso, tal vez en los próximos dos años”.

Respecto a la extinta sociedad, Fisher asegura que “de momento es totalmente desconocida, no tiene nombre, pero puedo decir que no es maya y no es de Sudamérica; es totalmente distinta”.

¿Qué llevó a una ciudad entera a desvanecerse por completo? “Mi hipótesis es que en el tiempo de la conquista, los europeos introdujeron toda clase de enfermedades, a las cuales la gente nativa de las Américas no tenía resistencia natural.

El impacto fue devastador para México, Norteamérica y sospecho que eso pudo haber ocurrido en Honduras”.

La ciudad perdida

Steve Elkins, el cineasta que patrocinó y organizó la exploración, también entrevistado por LA PRENSA, aseguró que las ruinas encontradas definitivamente no pertenecen a la legendaria Ciudad Blanca, pero no descarta por completo que dicho lugar exista.

“Puede que no toda la historia sobre esta ciudad sea cierta, pero tal vez sí una parte; puede que haya un lugar que se acerca a la leyenda, pero hasta ahora no lo hemos encontrado”, dijo Elkins.

El cineasta inició la búsqueda de la enigmática ciudad en los años 80, cuando visitó por primera vez Honduras y escuchó las leyendas que circulan en torno a ‘un extraordinario lugar escondido’ en algún sitio de la selva oriental del país. Fue en ese entonces cuando realizó su primer viaje para buscar la urbe precolombina; sin embargo, no le tomó mucho tiempo darse cuenta de que sin los medios apropiados no lograría su cometido.

Pero la idea permaneció en su cabeza varios años hasta que finalmente en 2012 encontró la oportunidad de hacer realidad su sueño gracias a la tecnología lidar, que permite determinar la distancia desde un emisor láser a un objeto o superficie utilizando un haz láser pulsado. Elkins logró organizar su segundo viaje a La Mosquitia, en el cual pudo encontrar los primeros indicios de “varias ciudades” en la zona, sobrevolando la jungla.

Foto: La Prensa

Elkins cedió una imagen suya durante la expedición en La Mosquitia.
Hasta hace un par de semanas, finalmente Elkins pudo dirigir la primera expedición por tierra y confirmar por sí mismo que lo detectado por lidar estaba justo ahí. “No encontramos la ciudad legendaria, pero hallamos un lugar sumamente interesante. Sin duda alguna, allí existió una cultura muy sofisticada y ahora es el turno de los arqueólogos de investigar de quiénes se trataba.

Cuando comenzamos este proyecto hace muchos años, la idea era probar si existía o no la Ciudad Blanca. Algunos expertos aducen que no hay tal lugar y otros dicen que sí, pero lo importante es que descubrimos un sitio excepcional en la selva hondureña que debe ser preservado. La Mosquitia es una joya para Honduras y el mundo”, dice este apasionado cineasta, cuyo filme sobre la “ciudad perdida” será terminado a finales de este año.

El papel de Honduras

Fisher y Elkins agradecen el apoyo del Gobierno de Honduras durante el desarrollo del excepcional proyecto. “El Gobierno ha sido muy cooperativo; nos dio permiso de usar el lidar y, aunque no apoyó económicamente, nos dio seguridad durante nuestra estadía”.

De momento, Fisher teme que la leyenda de la Ciudad Blanca opaque el que tal vez sea el descubrimiento más importante en la historia de Honduras. “El pueblo debe saber que lo que descubrimos es una gema ecológica y cultural que el país tiene que preservar”.

Esto abre un nuevo capítulo en el patrimonio cultural de Honduras, y sin duda La Mosquitia ayudará al país a traer más turistas en el futuro próximo”, concluyó.