Tegucigalpa, Honduras.

El aumento de casos confirmados de COVID-19 en el Distrito Central se refleja en los hospitales. No obstante, aunque los cupos se agotan, es la coordinación entre los centros asistenciales lo que evita que el sistema sanitario en la capital sea el primero en colapsar en todo el país.

La situación en el Hospital Escuela, el más grande de Honduras, está llegando al máximo. Hasta ayer por la tarde había 91 pacientes con el virus en el primer piso del hospital, y de los 20 espacios para nuevos ingresos ya tenían en lista 22 pacientes; es decir, un sobrecupo de dos.

LEA: Autorizan 409 taxis para primer pilotaje del transporte

Suyapa Molina, miembro de la junta interventora del Hospital Escuela, precisó que en el tercer piso, donde se abrió una segunda sala, tenían capacidad para 36 pacientes; pero tuvieron que aumentar nueve camas, por lo que ya alojan a 45.

Las otras áreas con pacientes con COVID son la unidad de cuidados intensivos, donde hay tres pacientes, y la polémica carpa de plástico, donde hay 21 pacientes con COVID que estaban por ser trasladados a los otros hospitales, con los que se tiene estrecha comunicación.

“Todos los pacientes que vienen al Hospital Escuela ya vienen en condición de gravedad, críticos. Estamos un poco apretados, buscando espacios en los tres hospitales que habían sido priorizados: Tórax, San Felipe y María”.

Necesitan la carpa

Respecto a la atención en la carpa en el Escuela, Molina dijo que era imposible prescindir a corto plazo de ella. Es más, planean con ayuda de Copeco y la Cruz Roja Internacional la construcción, en al menos dos semanas, de una sala de triaje más permanente en el mismo lugar.

En la actualidad, en la carpa hay 28 pacientes internos en ese lugar, y todos llegan dependiendo de oxígeno. “El problema es que las personas vienen pensando que el COVID es una gripe”, lamentó Molina. La demanda de atención de salud es creciente porque las personas no se quieren hacer responsables. La idea de la carpa es captar pacientes y referir, pero el problema es que los demás hospitales también tienen sobrecupo.

Pero mientras unos llegan demandando servicios médicos urgentes, los que salen por la morgue aumentan. Solo el fin de semana murieron en el Hospital Escuela 19 personas.

Denis Chirinos, presidente de médicos del Escuela, afirmó que todos los espacios abiertos en el hospital ya han sido llenados por pacientes positivos.