25/05/2024
10:39 PM

Gobierno y empresas elogian a Lula por economía brasileña y mantienen apoyo

El presidente del gobierno y la élite empresarial española elogiaron este lunes al presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, en visita oficial en ese país, por la buena salud de la economía de su país, y se comprometieron a incrementar las inversiones, especialmente en el Programa de Aceleración del Crecimiento, PAC.

El presidente del gobierno y la élite empresarial española elogiaron este lunes al presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, en visita oficial en ese país, por la buena salud de la economía de su país, y se comprometieron a incrementar las inversiones, especialmente en el Programa de Aceleración del Crecimiento, PAC.

'En nuestro gobierno hemos clasificado a Brasil como país prioritario en política comercial', aseguró José Luis Rodríguez Zapatero en un encuentro de Lula con más de 60 empresarios en el que subrayó que 'el crecimiento y la estabilidad brasileñas 'sirven de referente y de ejemplo a otros países'.

El 'gobierno y las empresas españolas han hecho una apuesta decidida y preferente' por el país, recordó el jefe del gobierno español a Lula, al que apremió a fijar 'nuevos rumbos y nuevos objetivos, especialmente en el sector comercial'.

Zapatero recordó que España es el segundo país que aporta inversiones a Brasil por detrás de Estados Unidos, con una inversión acumulada de 35 mil millones de dólares.

El Programa de Aceleración del Crecimiento, PAC, para el que Lula busca inversiones por valor de 250 mil millones de dólares, 'ha venido a reforzar' las perspectivas de la economía brasileña para las empresas españolas, dijo por su parte César Alierta, presidente de Telefónica.

Alierta anunció que su empresa, que es el primer grupo extranjero en Brasil en inversiones, invertirá hasta 2020 más de 7.000 millones de euros en el país. El presidente de Telefónica y el de otras empresas con amplia presencia en Brasil, como el banco Santander --segunda extranjera en el país por inversiones--, Repsol, Iberdrola y Gas Natural, elogiaron el buen momento económico que vive Brasil y aseguraron que seguirán presentes con mayores inversiones.

Con la PAC, 'estamos convencidos de que se va producir una segunda etapa de importantes inversiones españolas en Brasil', estimó el presidente de los empresarios epañoles, Gerardo Díaz-Ferrán.

Las empresas españolas quieren aumentar su participación en los 'sectores de la energía, infraestructuras y proyectos relacionados con el medio ambiente' y también en alianzas público-privadas, concesiones y nuevas licitaciones, subrayó.

Asimismo ofreció a Brasil la experiencia española en energías 'limpias' como la eólica y la solar, y alentó una mayor participación española en el sector de los biocombustibles. Por su parte, las empresas brasileñas también han apostado por invertir en España en los sectores siderúrgico y textil, aunque su presencia aún es pequeña.

Pero el presidente de las cámaras de comercio españolas, Javier Gómez Navarro, subrayó como sombras en la relación comercial 'la necesidad de aumentar los flujos comerciales', ya que 'siguen estando muy por debajo de las posibilidades' de ambos países y perjudican sobre todo a España.

En 2006, las exportaciones españolas a Brasil fueron de 77,8 millones de euros, frente a los 1.764,7 millones de euros de compras españolas a Brasil, lo que supone un saldo comercial negativo para España de 96,8 milllones de euros.

Los 'problemas regulatorios' encontrados en Brasil por algunas empresas españolas también fueron apuntados por Gómez Navarro, a lo que Lula recordó la amplia simplificación del sistema burocrático practicada en los últimos años. También echó en cara a las empresas brasileñas que al querer desembarcar en Europa piensen más 'en Londres y París que en Madrid', y pidió a Lula que abandone el proteccionismo para conseguir un acuerdo de mayor liberalización comercial en la ronda de Doha.

Por su parte, Zapatero pidió a los empresarios que mantengan sus 'esfuerzos para incorporar los criterios de responsabilidad social y ser así ejemplo'. Lula también fue recibido por el Rey Juan Carlos I y visitó la sede de la Secretaría General Iberoamericana, Segib. El lunes a última hora debía volver a su país tras una gira que le llevó antes a Helsinki, Estocolmo, Copenhague y Oslo.