Nueva York, Estados Unidos.

Mientras Yani Rosenthal (50) y Yankel Rosenthal (47), junto a Andrés Acosta García (40), asesor legal de la familia, están a punto de enfrentarse a juicio en Estados Unidos, el empresario Jaime Rosenthal Oliva (79) permanece en Honduras con juicios pendientes en el país y el pedido en extradición de las autoridades estadounidenses.

La fiscalía neoyorquina inició el proceso penal contra los Rosenthal el 4 de junio de 2013 en el mismo tribunal donde este viernes 18 de marzo iniciará el juicio: el Palacio de Justicia “Daniel Patrick Moynihan” en Manhattan, Nueva York.

Las órdenes de captura se emitieron hasta el 16 de septiembre de 2015 refrendadas contra Jaime Rosenthal Oliva, su hijo Yani, su sobrino Yankel y del abogado Acosta García.

Tanto el caso como las órdenes de captura se mantuvieron en secretividad hasta el 6 de octubre de 2015 cuando fue capturado Yankel Rosenthal en Miami, Florida.

Al día siguiente, 7 de octubre, se hizo pública la acusación de Estados Unidos contra los tres miembros de la familia Rosenthal, noticia que causó un gran impacto en Honduras y a nivel internacional.

A Jaime, Yani y Yankel Rosenthal, y a su asesor legal se les acusó por tres delitos: lavado de activos vinculados al narcotráfico, fraude y otros (conspiración), según consta en los archivos de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, a los que tuvo acceso exclusivo Diario LA PRENSA.

Yankel fue arrestado el 6 de octubre de 2015 en Miami y enviado a Nueva York el 27 de octubre de 2015; el día siguiente, 28 de octubre, fue presentado ante la Corte del Distrito Sur de Nueva York a las 3:30 pm. Fue puesto en libertad bajo fianza en 11 de diciembre de 2015.

En el caso de Yani fue liberado el 18 de noviembre de 2015. Ambos seguirán en arresto domiciliario mientras dure el juicio en su contra en Estados Unidos.

Por los señalamientos en su contra, los acusados podrían enfrentar penas de hasta 20 años.

En el caso del empresario Jaime Rosenthal Oliva, Estados Unidos pidió el 2 de enero pasado al Gobierno de Honduras que lo envíe en extradición, pero continúa en el territorio hondureño, con arresto domiciliario, debido a que tiene juicios pendientes en el país.

En abril de 2015 la reconocida revista Forbes había ubicado a Rosenthal Oliva como el tercer hombre más millonario de Centroamérica. La publicación estimó sus activos en 1,800 millones de dólares (unos 40,000 millones de lempiras).

Sus inversiones iban desde el sector bancario, bienes raíces, seguros y medios de comunicación hasta los agronegocios. Como familia, la misma revista Forbes había posicionado a los Rosenthal como la quinta más influyente de la región.

El 7 de octubre de 2015, la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York y el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos hicieron pública su acusación contra los tres miembros de la familia Rosenthal, noticia que causó un gran impacto en Honduras e incluso a nivel internacional.

La Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) de Honduras ordenó la liquidación forzosa de Banco Continental, de la familia Rosenthal, y tomó posesión de la institución financiera el lunes 12 de octubre.

Con la medida el banco quedó bloqueado para realizar transacciones tras ser señalado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Ofac) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos como empresa usada para el lavado de activos vinculados al narcotráfico, designación que se hizo conforme a la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico (Ley Kingpin).

Nunca en la historia un banco había sido designado bajo la Ley Kingpin.

Además del cierre de Banco Continental, que dejó a decenas de desempleados, quedaron también señaladas y bloqueadas otras empresas de los Rosenthal como Alimentos Continental, Inversiones Continental en Honduras, y otras en Panamá, en Estados Unidos y en Islas Vírgenes Británicas.