29/05/2024
03:26 PM

Extienden alerta amarilla para municipios aledaños al río Ulúa y diez departamentos de Honduras

El caudal ha provocado inundaciones en Santa Bárbara, donde incluso derrumbó un puente.

San Pedro Sula, Honduras.

El caudaloso río Ulúa encendió las alarmas en Santa Bárbara y el valle de Sula ya que registró picos de crecida que superaron los tres metros de altura en la estación telemétrica de Chinda, Santa Bárbara.

Cuando en ese punto, el río evidencia elevado caudal, se emiten alertas desde el Centro de Operaciones de Emergencias de Santa Bárbara, para que aguas abajo se preparen. Es así que este jueves se extendió la alerta amarilla que se emitió el miércoles para Santa Bárbara.

La alerta ahora abarca a Villanueva, Pimienta, Potrerillos y San Manuel, de Cortés; así como, El Progreso, Santa Rita y El Negrito de Yoro. Además abarca al Ramal del Tigre, en Tela, Atlántida.

También hay departamentos en alerta verde: Comayagua, Francisco Morazán, La Paz, Intibucá, Valle, Choluteca y El Paraíso, donde también se mantiene la vigilancia debido a que continuarán las lluvias.

Las fuertes tormentas registradas en el centro, occidente y oriente del país son producto de la convergencia de viento y humedad provenientes del mar Caribe y del océano Pacífico.

Esa interacción es la causante de precipitaciones que se mantendrán en rangos superiores a los 20 milímetros, los que bastan para elevar los caudales de ríos y riachuelos.

Marco Antonio Fernández, alcalde de Gualala, dijo que la quebrada La Chorrera, que en verano ni se ve, dejó incomunicadas a decenas de personas que utilizan la vía entre Río Hondo, Gualala y San Buenaventura, San Francisco de Yojoa, en Cortés.

Aunque la vía no es pavimentada, es una arteria muy concurrida porque por ella se movilizan mercaderías y productos como granos básicos, café y vegetales que se cultiva en la zona. Lo que la pequeña quebrada hizo, fue cortar un tramo del paso donde se instaló una caja puente hecha con tubos de concreto.

Al taparse, porque se formó un dique, el caudal de la quebraba labró uno de los cabezales de la caja, cortando el paso. Hoy ya trabajaba maquinaria para encausar el río y reparar lo que dañó.