23/04/2024
01:26 PM

518,000 migrantes, 42,7 % venezolanos, han cruzado Honduras

Los migrantes que pasan por Honduras son acogidos en cuatro Centros de Atención al Migrante Irregular (CAMI) habilitados por el Gobierno, donde reciben alimentación y atención médica.

Tegucigalpa, Honduras.

Cerca de 518.000 migrantes irregulares ingresaron a Honduras en su viaje hacia EE.UU. en 2023, una cifra histórica que supera la de 2022 y evidencia que la migración no se puede esconder, dijo el jefe de misión de la OIM para El Salvador y Tegucigalpa, Nicola Graviano.

Entre el 1 de enero y el 10 de diciembre han entrado a Honduras 517.939 migrantes, lo que supone un 198,8 % más con relación a los 173.937 extranjeros que transitaron por el país en el igual período de 2022, según datos del Instituto Nacional de Migración (INM).

Del total de migrantes que han llegado a Honduras, 221.131 eran de Venezuela, seguido de Haití (80.344), Cuba (79.799), Ecuador (43.926), Colombia (12.271), China (10.911) y Guinea (10.569), precisó el INM.

Los restantes 52.988 migrantes que ingresaron a territorio hondureño proceden de más de una treintena de países del mundo, incluidos asiáticos y africanos.

La migración no se puede esconder

Nicola Graviano opinó que el alto número de migrantes que han cruzado por Honduras evidencia que el fenómeno “no se puede esconder”.

“Ha habido un aumento significativo de migrantes en tránsito (por Honduras) y es un fenómeno que no podemos esconder, que no podemos olvidar, son personas con derechos, con vulnerabilidades, con aspiraciones”, enfatizó.

Destacó la necesidad de gestionar que la migración de tránsito se realice de “manera humana” y con respeto a los derechos humanos.

De mantenerse el ritmo de entradas al país, este año podría cerrar con la llegada de 550.000 migrantes, señaló Graviano, quien pidió en ese sentido centrar los esfuerzos en las personas que emigran, conocer sus necesidades y vulnerabilidades.

En su opinión, el fenómeno de la migración es “histórico y va a seguir”, por lo que se deben buscar alternativas para que la emigración de personas sea “segura, ordenada y regular”.