San Pedro Sula, Honduras.

Autoridades de Salud y del Gobierno comenzaron ayer a entregar equipos de bioseguridad e insumos para la protección del personal médico de los principales hospitales de Honduras para hacerle frente a la pandemia de COVID-19.

María Antonia Rivera, designada presidencial en la zona norte, visitó ayer los hospitales Mario Rivas y Leonardo Martínez para entregar equipo para prevenir que médicos, enfermeras y otros empleados de Salud se contagien de coronavirus. “En San Pedro Sula estamos entregando 366 galones de gel antibacterial y 3,667 frascos de cuatro onzas, también se entregaron anteojos, mascarillas, gorros, botas y trajes especiales por lo que estamos abasteciendo los dos principales hospitales públicos de San Pedro Sula”, explicó.

Honduras busca reducir el contagio del COVID-19

Salas habilitadas.

La Asociación Hondureña de Maquiladores entregó 5,000 trajes especiales para el personal médico y en el transcurso de la próxima semana entregarán más hasta complementar 50,000 trajes, también donarán 10,000 mascarillas diarias.

La designada informó que ya tienen habilitadas salas en una zona alejada del principal edificio del Rivas, siempre dentro del complejo, pero en un área retirada para evitar que otros pacientes estén en riesgo de contagio.

“Vamos a estar en contacto con funcionarios de Salud para abastecer los hospitales y que no falten los insumos básicos, pero es importante que todos los ciudadanos seamos responsables con las medidas de prevención y mantengamos la calma”, dijo Rivera.

LEA: Coronavirus: Las 15 medidas ordenadas para la alerta roja en Honduras

La designada presidencial agregó que se está garantizando el abastecimiento de alimentos e insumos de salud en el comercio, por lo que también van a controlar que las empresas no se aprovechen y aumenten los precios de los productos.

Por su parte, el viceministro de Salud, Roberto Cosenza, dijo que el Gobierno destinó un millón de lempiras para adquirir parte de los insumos médicos.

Rony Rodríguez, subcomisionado de Copeco, manifestó que “se están habilitando áreas que están lejos de la población general del hospital Mario Rivas, las salas están siendo habilitadas por niveles de atención, es decir, que lo primero será la atención en los centros de salud de donde remitirán algunos casos de pacientes a los hospitales. En el hospital ya está habilitada una sala para cuidados intensivos.

Advertencia.

Antes de que Salud y el Gobierno comenzaran a abastecer de equipos médicos los hospitales, los decanos de las tres universidades habían advertido que si no recibían equipo serían retirados de los centros hospitalarios.

La resolución de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), la Facultad de Medicina y Cirugía de la Universidad Católica de Honduras (Unicah), y la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica Centroamericana (Unitec), daba plazo hasta el lunes para el suministro, de lo contrario retirarían a los 1,259 médicos internos, 1,188 médicos en servicio social y 300 enfermeras en servicio social.

Cosenza dijo que ya no hay razón para que las facultades retiren a los médicos porque se les proveyó de insumos.

Anoche, en un comunicado los médicos internos de la Unicah dan 72 horas de plazo para que el Gobierno entregue los insumos requeridos a las autoridades de la Universidad, de lo contrario se van a paro de labores.

Adoptarán guardias de 24 horas cubriendo únicamente las emergencias y áreas críticas a partir de hoy 15 de marzo.