Luis Zelaya: “Solo quiero trabajar por mi país cuatro años”

Zelaya dice que con su política acabará con las caravanas y apoyará a los jóvenes.

“Solo quiero trabajar por mi país cuatro años, generar empleo estable para la gente y acabar con la corrupción y el narcotráfico que se encuentra en los pilares del Estado”. Imagen de archivo.
“Solo quiero trabajar por mi país cuatro años, generar empleo estable para la gente y acabar con la corrupción y el narcotráfico que se encuentra en los pilares del Estado”. Imagen de archivo.

Tegucigalpa.

Honduras ha sido golpeada durante varios años por la corrupción, el narcotráfico y, en el último año, por la pandemia del covid-19 y los huracanes Eta y Iota. Luis Zelaya, precandidato liberal a la Presidencia por el Partido Liberal, busca acabar con la corrupción y el narcotráfico en el país.

Tal como su movimiento lo indica, se propone “recuperar Honduras” de la crisis en la que ha estado sumida en los últimos años. El precandidato, que por segunda vez participa en las elecciones internas, tiene planeado ayudar a los hondureños a través de programas para reducir la falta de empleo, mejorar la infraestructura, la educación, salud y otros temas de interés para los ciudadanos.

¿Cuáles son sus principales prioridades de gobierno?

El empleo. Tenemos que reconstruir el empleo que se perdió por la pandemia y trabajar en las bases de una estructura de empleos estables y dignos. La salud. Necesitamos un plan de vacunación nacional que garantice la recuperación de la normalidad lo antes posible, pero también la mejora de nuestro sistema de salud pública en lo referente a insumos en hospitales y medicamentos y creación de los hospitales regionales.

SUS PROPUESTAS
El movimiento “Recuperemos Honduras” cuenta con un plan en el que establece 70 propuestas para gobernar al país. La estrategia denominada “Honduras un país con futuro” resalta el fortalecimiento y surgimiento de los diferentes sectores del país. Orientar el presupuesto de la república con el objetivo de atender a la mujer hondureña y que así deje de ser víctima de la violencia y discriminación machista. Asegurar vacunas contra el covid-19, plan de educación enfocado en dar dispositivos móviles a los estudiantes para que puedan aprender a través de las modalidades virtuales.

La educación. Emprenderemos una gran reforma educativa que se oriente hacia el empleo. La educación es la llave para el futuro, y tenemos que orientarla hacia ese lugar. La institucionalidad. Necesitamos que haya un respeto por el Estado de derecho, la Constitución y el papel de Honduras en la región y en el mundo.

La vinculación del Gobierno con el narcotráfico hace que la reputación internacional de Honduras haya quedado bajo mínimos y que eso afecte las inversiones y las relaciones con otros países de nuestro entorno. Y la lucha contra la corrupción y el narcotráfico. Honduras debe dejar de ser un narcoestado. Recuperaremos la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih), fortaleceremos el Consejo Nacional Anticorrupción y derogaremos el nuevo Código Penal, que protege más a los delincuentes.

¿Por qué el pueblo hondureño debe votar por usted?

Porque nuestro movimiento representa el lado correcto del Partido Liberal, alejados de la corrupción y de la colusión de los delincuentes que nos gobiernan. Porque vamos a impulsar una gran alianza nacional desde la unidad de los honestos y porque tenemos un plan de gobierno que responde a las necesidades de la población hondureña.

¿Cómo define estas elecciones?

Como las más importantes de nuestra historia reciente. No solo estamos luchando contra una situación de crisis económica por la pandemia, sino contra un régimen que pretende perpetuarse en el poder con vinculación o colaboración con el narcotráfico. De lo que ocurra en las elecciones del 14 de marzo depende el futuro del país.

familia de luis zelaya(800x600)
Zelaya junto a sus hijos.

¿Usted se considera de derecha, izquierda o centro?, ¿por qué?

El Partido Liberal se considera de centro. Y yo me considero de centro, comulgo con las ideas del liberalismo social del partido, por eso soy liberal. Creemos en el protagonismo del Estado como garante de servicios públicos, básicos e impulsamos la actividad privada como generadora de empleo y riqueza.

¿En qué criterios se basó para seleccionar a sus designados, candidatos a alcaldes y diputados?

Los candidatos a alcaldes y diputados fueron seleccionados por los coordinadores departamentales de nuestro movimiento. La selección sobre el análisis de sus actuaciones personales y profesionales para que no tuvieran vínculos con la corrupción. Los designados fueron seleccionados por mí buscando perfiles que respondieran a las necesidades del país de acuerdo con sus perfiles: un economista, una doctora y una persona comprometida con nuestras etnias y cultura.

Ante la desconfianza y el descrédito que tiene la población por la clase política, ¿por qué las personas deben confiar en usted?

Porque no todos somos iguales. Entiendo el descrédito de la política y de los políticos, pero no todos somos iguales. Solo quiero trabajar por mi país cuatro años, generar empleo estable para la gente y acabar con la corrupción y el narcotráfico que se encuentra en los pilares del Estado.

Perfil
Luis Orlando Zelaya
53 años
Ciudad
Tegucigalpa
Profesión
Ingeniero industrial
Cargo
Actual presidente del Consejo Ejecutivo del Partido Liberal

Nació en Tegucigalpa el 24 de octubre de 1967. Zelaya obtuvo el título en la carrera de Ingeniería Industrial en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey.En 1997 obtuvo su maestría en Administración de Empresas y logró un posgrado en Administración de la Tecnología e Innovación Tecnológica. Tiene una maestría en Administración de Empresas con énfasis en Finanzas y un posgrado en Administración de la Tecnología e Innovación Tecnológica de la Onudi (Alemania e Italia), además de un posgrado en Productividad y Calidad por la Universidad de Costa Rica.
Laboró como docente, jefe de Ingeniería, decano, vicerrector y rector de la Universidad Tecnológica Centroamericana (Unitec) y fue parte del equipo que creó el Centro Universitario Tecnológico (Ceutec).
Inició su carrera política hace más de 20 años, en donde trabajaba con la Juventud Liberal, al lado de su hermano Iván Zelaya Medrano, quien fue diputado. El 1 de noviembre de 2016 anunció su postulación a la Presidencia como precandidato del Partido Liberal, superando a Gabriela Núñez en ese entonces. En 2017 participó por primera vez como candidato a la Presidencia. Ahora, en un segundo intento, busca representar al liberalismo en las elecciones generales de noviembre de 2021.

¿Qué le diría al joven indeciso o que no tiene planeado ejercer el sufragio para que lo elija a usted?

Que nuestro gobierno será el gobierno del empleo. Con nuestras políticas habrá un futuro para él y que acabaremos con las caravanas. Que reformaremos la educación para orientarla al empleo, tendremos una salud digna y volverá a ver a Honduras en la esfera internacional como lo que es, un gran país, no por la corrupción o el narcotráfico.

Ante la crisis, ¿cómo planea recuperar la economía hondureña?

Atrayendo inversión. En primer lugar, con inversores locales. Queremos apoyar a los emprendedores y el autoempleo, bajaremos impuestos de forma progresiva para que los empresarios puedan invertir más y generar más empleo. En segundo lugar, con un plan de inversiones públicas orientado a la mejora de infraestructuras como puentes y carreteras para facilitar la llegada de inversores internacionales. Y abriendo Honduras al mundo para lograr que nuestra materia prima, nuestro talento y tierra sea atractiva al mundo.

Geopolíticamente, ¿para dónde apuntará su gobierno?

Honduras debe ser un país abierto al mundo. Hoy, la globalización permite que no haya límites ni fronteras. Nuestra economía, nuestros productos y nuestras riquezas naturales y turísticas no tienen fronteras; pero no podemos dar la espalda a lo más inmediato y cercano. Tenemos que tener relaciones fluidas con los países de la región y, por supuesto, con nuestro principal socio comercial, Estados Unidos. No podemos permitirnos no tener relaciones fluidas con un país donde vive un millón de hondureños.

La Prensa