Más noticias

José Alfonso Díaz, el candidato a la Presidencia más joven en las elecciones 2021

José Alfonso, de 39 años, inició su carrera política a los 15 años como dirigente estudiantil.

Tegucigalpa, Honduras

José Alfonso Díaz Narváez nació el 16 de agosto de 1982 en el municipio de El Progreso, departamento de Yoro.

Es el candidato presidencial por segunda vez del partido Unificación Democrática (UD).

El político progreseño estudió la primaria en la escuela Dr. Ramón Rosa en El Progreso, Yoro. Después pasó al Instituto Oficial Perla del Ulúa, donde se graduó de bachiller en Ciencias y Letras.

En busca de sus aspiraciones académicas logró el título de Ingeniería Civil en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras(Unah) y una segunda carrera en Ciencias de la Economía.

Está próximo a graduarse en la maestría en Formulación, Gestión y Evaluación de Proyectos en la Unah.

Instagram

Lucha social

José Alfonso inició su carrera política a los 15 años. Fue dirigente estudiantil en la Unah, en la organización estudiantil Fuerza Universitaria Revolucionaria(FUR), entre los años 2007-2012.

En el 2013 fue subcoordinador de capacitación electoral a nivel nacional del Tribunal Supremo Electoral.

En el Partido Unificación Democrática (UD) fue dirigente estudiantil en secundaria Federación Nacional de Estudiantes de Secundaria (FENAESH).

Del 2012 al 2013 fue presidente de la junta directiva municipal de la UD, en el municipio de Tegucigalpa. Al año siguiente fue presidente de la junta directiva departamental, Francisco Morazán.

En 2015 tomó el cargo de vicepresidente de la junta directiva nacional. En enero del 2016-mayo 2017 sustituyó a César Ham como presidente por ley de la junta directiva nacional.

Candidato a la presidencia de la república por el Partido Unificación Democrática(UD) a partir de junio del 2017.

$!José Alfonso Díaz cree en la diversificación de la economía.

Propuesta

“Nos centraremos en desarrollo humano porque debería ser el eje transversal de cualquier propuesta político”, dice el político progreseño.

En la nueva UD creemos que es necesario una revolución social. Pero que significa que todos los esfuerzos del gobierno deben de ir dirigidos al bienestar de la persona y la comunidad.

Mi propuesta es invertir al menos 100 mil millones de lempiras del presupuesto en educación, salud y en modernización del Estado.

¿Por qué modernización del estado? Por que eso hace un gobierno más eficiente y sobretodo más transparente. No es posible que al año se pierdan tantos millones por corrupción estatal.

Revisar el tema de los bonos para la gente, es mejor unificar todo ese dinero y darle a todo hondureño que sobreviva con menos de 2 dólares al día un bono central de 1,800 lempiras mensuales, con la condición que los hijos asistan a la escuela y estén en control en los centros de salud.

Más de 3 millones de hondureños tendrían este beneficio y eso dinamizará la economía local.

Vamos a reconstruir todo centro educativo que lo necesite, además de dotarlos de equipo pedagógico moderno, agua y energía 24/7, los maestros tendrán el centro de capacitación mejor preparado de la región, donde el docente deberá pasar constantemente en capacitación y actualización de sus capacidades y con la plena seguridad que deben tener un salario justo y en tiempo.

Inversión en Salud

La descentralización del sistema de atención primaria es impostergable, construcción masiva de centros de salud en todos los municipios, equipamiento, personal médico, todo esto debe ser manejado por cada alcaldía en supervisión de la Secretaría de Salud.

Salud es de los entes más importantes y donde más dinero pierde el Estado.

Crearemos junto a la Unah la escuela para emprendedores, donde el hondureño que desee emprender se capacitará, aprenderá a manejar el negocio y podrá ver cual es la oportunidad de negocio en los diferentes mercados nacionales e internacionales. Una vez que el emprendedor se capacite podrá optar a un préstamo blando de largo plazo y a bajo interés donde el Estado sería el aval solidario.

Para Díaz Honduras necesita más trabajo, más inclusión, más solidaridad y menos política.