24/07/2024
02:54 PM

El tiro perfecto

El asombro estaba en sus rostros. Centenares de simpatizantes esperaron la llegada de Barack Obama en Carolina del Sur, hace 15 semanas, para celebrar su victoria. Una victoria sorprendente.

    El asombro estaba en sus rostros. Centenares de simpatizantes esperaron la llegada de Barack Obama en Carolina del Sur, hace 15 semanas, para celebrar su victoria. Una victoria sorprendente.

    Fue increíble. Él está a punto de convertirse en la primera persona negra en ganar la candidatura presidencial de uno de los dos partidos más importantes de Estados Unidos. No es increíble que Carolina del Sur, el primero en separarse del país y el primero en abrir fuego en la Guerra Civil, esté catapultando ahora a un hombre negro al frente de la carrera presidencial.

    El hombre que aventaja a la conocida ex primera dama Hillary Rodham Clinton había sido un legislador estatal cuatro años antes, un abogado sin fama, riqueza ni conexiones familiares. Ahora, todo EUA están digiriendo un momento que parecía estar a varias décadas de distancia. Los estrategas como las bases de votantes siguen tratando de saber cómo fue posible que Obama haya subido tan rápido hasta ahora, y abundan las hipótesis. Los historiadores lo descubrirán algún día, pero de inmediato viene a la mente un Obama que muestra una mezcla de oratoria, biografía, optimismo y confianza.

    Y no se trata sólo de él, claro está. Si EUA puede pensar en serio en la idea de poner a un hombre negro en la Casa Blanca, también debe volver a pensar sobre la relevancia de raza y el poder de los prejuicios.

    Quizás la pregunta más difícil es: ¿Obama es, con su sonrisa incandescente y oratoria sedosa, un fenómeno extraordinario que abrirá de golpe las puertas sólo para verlas cerrarse rápidamente hacia aquellos negros menos extraordinarios? ¿O él es el beneficiario afortunado y bien cronometrado de una dinámica racial que ha cambiado más rápidamente de lo que la mayoría de las personas se da cuenta, una tendencia que probablemente hará que veamos pronto más gobernadores, senadores, alcaldes y funcionarios negros?