22/06/2022
07:52 AM

Más noticias

EEUU anuncia decisión para atrapar a Juan Carlos Montes Bobadilla

El hondureño, presunto líder del clan Montes Bobadilla, se mantiene prófugo de la justicia. Su madre fue arrestada y su hermano abatido.

San Pedro Sula, Honduras.

Con Herlinda Bobadilla y Tito Montes Bobadilla fuera del escenario criminal que lidera ese clan, Estados Unidos anunció su decisión para buscar atrapar al tercero sindicado por su justicia, Juan Carlos Montes Bobadilla (prófugo) para erradicar al cartel coloneño.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó que la recompensa de cinco millones de dólares por información relacionada al paradero de Juan Carlos Montes Bobadilla continúa en firme. Así se describe en el portal de su Unidad de Recompensas.

En total, eran 15 millones de dólares los que Estados Unidos ofrecía por los tres hondureños miembros del clan Montes Bobadilla. Cinco millones por cada uno. El último domingo, Herlinda Bobadilla, madre de ambos, fue detenida en una operación especial de fuerzas de seguridad de Honduras. Tito murió en el enfrentamiento.

De manera que, Juan Carlos logró huir, aunque se desconoce su paradero. Mientras huye, su madre enfrenta la solicitud de extradición que pende sobre ella desde Estados Unidos.

Se desconoce si la operación policial hondureña dio con la ubicación de los Montes Bobadilla a través de las recompensas. El operativo se desplegó por la zona más inhóspita del departamento de Colón, en el municipio de Iriona.

HERLINDA PIDE A SU HIJO ENTREGARSE

Herlinda Bobadilla, supuesta narcotraficante, calificada en medios internacionales como la “Reina de la cocaína en Honduras”, pidió el martes a su hijo prófugo entregarse a la justicia para evitar que tenga el mismo destino que su hermano Tito.

El representante legal de Herlinda, Pedro Mejía, dijo que la familia planeaba entregarse a las autoridades, pero el operativo se les adelantó, además, que ella no sabe nada sobre el paradero de Juan Carlos. “Ellos tenían planificado entregarse a las autoridades porque desde que empezó esto de las recompensas, pues ellos comenzaron a sentir una enorme presión y temor, tanto ellos como sus familiares.

Temían que incluso los cazarrecompensas les dieran muerte. Habían tenido reuniones con algunos abogados del atlántico a efecto de manifestar su intención, pero lastimosamente el operativo se adelantó”, explicó.

La hondureña extraditable, envió un mensaje a su otro vástago, Juan Carlos Bobadilla, quien permanece prófugo de la justicia, mientras sufre por la pérdida de su hijo Tito Montes.

“Herlinda desconoce dónde puede estar su hijo Juan Carlos, ella lo que ha manifestado que a través de los medios y la familia en Colón le diga que lo mejor es que se entregue porque también teme por la vida de su hijo Juan Carlos Montes. Lo mejor sería que se entregue, es consejo que yo le di y ella lo tomó”, indicó Pedro Mejía.

El 2 de mayo Estados Unidos anunció recompensas de hasta cinco millones de dólares por información que permita capturar a Herlinda Bobadilla y a sus hijos Tito Montes Bobadilla y Juan Carlos Montes Bobadilla, narcotraficantes hondureños de un cartel que lleva su apellido.

En un comunicado, el Departamento de Estado aseguró que el “liderazgo” de estos individuos en el cartel de los Montes Bobadilla ha aumentado “significativamente” desde el arresto en 2017 de Noé Montes Bobadilla, tercer hijo de Herlinda y condenado a 37 años de prisión en Estados Unidos.

Según Washington, los Montes Bobadilla trafican con drogas a través de Centroamérica, México y Estados Unidos. Las recompensas, de hasta cinco millones de dólares por cada uno de los tres individuos, forman parte de la “estrategia para combatir el narcotráfico y el crimen organizado en Honduras”, afirmó el comunicado.

Noé Montes Bobadilla, considerado como un elemento especialmente violento, fue condenado en 2019 por un tribunal de Virginia (EE.UU.) a 37 años de prisión por introducir miles de kilos de cocaína en Estados Unidos.

Antes de su captura, lideraba uno de los carteles más grandes de Honduras, que dominaba el área de Francia, en la costa caribeña del país, y que quedó en manos de sus familiares. Desde 2014 Honduras ha entregado en extradición a Estados Unidos a al menos 31 hondureños acusados por narcotráfico por ese país.