24/02/2024
01:40 AM

DLCN INvestiga si bienes asegurados son de lobo

La Dirección Lucha contra el Narcotráfico (DLCN), informó que realiza las gestiones correspondientes para determinar si procede la incautación de las viviendas adonde se capturó tras una sorpresiva operación al presunto narcotraficante Carlos Arnoldo Lobo.

Carlos Vallecillo, portavoz de la DLCN, detalló que los últimos bienes encontrados a Lobo son otras dos viviendas de lujo, ubicadas en dos puntos diferentes de San Pedro Sula.

Indicó que en una de las viviendas se encontraron tres carros de lujo, los que podrían ser asegurados.

Según Vallecillo, en las próximas horas las investigaciones dirán si estos bienes son propiedad del imputado o si las puso a nombre de familiares cercanos u otras personas.

Lobo fue capturado el jueves en una panadería del barrio Río de Piedras. Luego de su detención, un grupo de élite de investigación se trasladó a la colonia Trejo para allanar la casa, adonde supuestamente habitaba Lobo, y que está a nombre de su suegra.

En octubre de 2011, a Lobo le incautaron siete propiedades y 17 embarcaciones en un impresionante operativo ejecutado simultáneamente en San Pedro Sula, La Ceiba y Roatán por elementos de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico (DLCN), Fiscales del Ministerio Público y elementos del Ejército. Los bienes incautados fueron valorados entre los 300 y 500 millones de lempiras.

Enorme despliegue

Luego de ser presentado ante los tribunales de justicia, Lobo fue asegurado y trasladado en un impresionante operativo que incluyó el helicóptero Bell 212 de la Fuerza Aérea Hondureña (FAH) y que lo trasladó a la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto.

La aeronave color verde olivo aterrizó en uno de los costados del centro penitenciario a la 1:20 pm, de donde primero se bajó el piloto para comunicar a uno de los oficiales de la Policía Nacional que traía, por orden de un juez natural, otro huésped para habitar en las celdas de máxima seguridad.

En ese instante, el encargado de pilotar la aeronave explicó que permaneció en el aire porque el viento no le permitía hacer el descenso para el aterrizaje adecuado.

De inmediato se aproximaron los uniformados fuertemente armados con chalecos antibalas, pasamontañas y cascos protectores para sacar al presunto narcotraficante que hacía más de 27 horas había sido capturado en San Pedro Sula y trasladado a Tegucigalpa.

El Negro Lobo, quien andaba con la misma vestimenta del día anterior, fue subido a la paila de un carro Toyota 3.0 negro y de inmediato lo trasladaron a uno de los cubículos habilitados para que pueda permanecer bajo estrictas medidas de seguridad.

A la 1:25 pm, el helicóptero se levantó y regresó a la Base Aérea Hernán Acosta Mejía.

Desde horas muy tempranas, los uniformados estaban en las afueras de la Penitenciaría, a la espera de la llegada de Carlos Arnoldo Lobo, por lo que se habían formado varios dispositivos de seguridad.

Lobo encabeza la lista de hondureños pedidos en extradición por Estados Unidos.