Miami, Florida. Michael Dixon Rivers, hondureño extraditado a Estados Unidos el 14 de diciembre por dos delitos conexos al tráfico de drogas, se declaró no culpable en su llegada ante los tribunales estadounidenses.

El considerado mano derecha de Fredy Mármol dijo no haber participado en los delitos de los cuales se le acusa, por lo que el juez Donald M. Middlebrooks programó un juicio con jurado el 14 de febrero de 2022 a las 9:00 am en la División de Miami.

Dixon Rivers fue solicitado por la Corte del Distrito Sur de Florida acusado por dos delitos de conspiración y distribución de droga.

Él enfrentará al mismo juez que condenó al también hondureño Wilter Blanco, con quien Rivers habría tenido negocios en el llamado Cartel del Atlántico.

Asimismo, Middlebrooks está como juez en el proceso a Mármol Vallejo, persona muy afín a Rivers puesto que eran socios, según las investigaciones hechas por la Administración de Control de Drogas.

El juez Middlebrooks condenó en 2017 a Wilter Blanco a 20 años de prisión, cuando se efectuó la extradición dio paso a que Mármol asumiera como el cabecilla del cartel siendo ayudado por Dixon Rivers, según investigaciones de la Fiscalía de EEUU.

Michael Adolf Dixon Rivers, alias el Capi, es originario de Puerto Cortés y residía en Oakrige, Santos Guardiola, Islas de la Bahía. Su captura se dio el 19 de octubre en el hotel Iberia, de La Ceiba. Registros oficiales muestran que Dixon ya había sido detenido en 2019 en la isla de Aruba, en el Caribe, con tres mil kilos de cocaína.