12/07/2024
11:46 AM

Denuncian sabotaje en Hospital Escuela

  • 13 abril 2013 /

Alguien apagó calderas para esterilizar ropa y utensilios.

La caldera que esteriliza la ropa y los utensilios para las cirugías se apagó y, además, una lámpara se cayó en pleno quirófano.

Ambos sucesos son considerados sabotajes que pusieron en peligro la vida de pacientes.

La denuncia fue planteada por Elsa Palou, coordinadora de la junta de dirección del Hospital Escuela, quien aseguró que por ambos actos catalogados como sabotaje se puso en riesgo la vida de pacientes del centro asistencial, entre ellos un niño de cuatro años.

Según Palou, uno de los perjuicios fue el cierre de las válvulas que permiten la entrada de agua en las calderas del hospital para producir el vapor con que se esterilizan la ropa y los utensilios para cirugías.

“Probablemente sean las personas que sepan cómo funcionan las calderas y alguien que sepa qué válvula cerrar para dejar sin vapor al hospital”, manifestó Palou.

“Pero quién podrá ser esa persona, no sé, definitivamente no sé. Quien lo haya hecho es un delincuente que puso en riesgo la vida de pacientes”. Confirmó que estas válvulas permanecen en un cuarto bajo llave, de la que solo tienen copia los técnicos y el jefe de mantenimiento.

Sin embargo, para descubrir al responsable, la doctora indicó que se presentará la denuncia ante la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) y a la Fiscalía de Derechos Humanos.

Detalló que para impedir la paralización de 50 cirugías, de las cuales cerca de la mitad eran de emergencia, el hospital compró 50 equipos de ropa estéril a 1,180 lempiras cada uno, es decir que por esta acción el hospital erogó más de 50 mil lempiras.

Respecto al segundo sabotaje, Palou afirma que se puso en riesgo la vida de un paciente de solo cuatro años de edad.

“No sabemos qué pasó, si es que alguien también aflojó la lámpara para que cayera. Estaba siendo operado un paciente y la lámpara le cayó en la cabeza al cirujano, que gracias a Dios está en buenas condiciones.

Estaba operando a un niño de cuatro años. Qué tal si le hubiera caído esa lámpara a este niño”, comentó.