El Partido Demócrata Cristiano de Honduras, PDCH, pidió hoy al presidente del país, Porfirio Lobo, que haga un mayor esfuerzo para que cese la violencia, que está dejando un promedio de 20 muertos diarios, y que depure la Policía.

Uno de los crímenes que el PDCH exige que sea esclarecido, es el del excoordinador de la Comisión de Lucha contra el Narcotráfico Alfredo Landaverde, quien fue asesinado el pasado día 7 en Tegucigalpa por desconocidos que se desplazaban en una motocicleta.
Landaverde, quien el día del atentado iba acompañado de su esposa, la venezolana Hila Caldera, y también fue fundador del PDCH, era un crítico que decía que en Honduras a las autoridades les faltaba valor para enfrentar el narcotráfico, aún cuando sabían cómo operaba en el país.

La violencia en Honduras continúa a pesar de que sigue en marcha la Operación Relámpago que Lobo puso en vigor el 1 de noviembre pasado en Tegucigalpa y San Pedro Sula, las dos ciudades más importantes del país, que luego ha sido extendida al departamento oriental de Olancho.
En la operación participan militares y policías, y según Lobo, a raíz de una mayor presencia de uniformados en la calle, se ha reducido sustancialmente la violencia, aunque hay sectores que no creen en los informes del Ejecutivo.

Otro problema que enfrenta el Gobierno, es la participación de policías en múltiples crímenes y otros delitos como el narcotráfico y la extorsión, por lo que diversos sectores le exigen a Lobo que haga una depuración total, no a medias como lo ha hecho hasta ahora, en la Policía Nacional.

El presidente del Directorio Nacional del PDCH, Lucas Aguilera, dijo hoy a periodistas que al ver un policía, 'uno no sabe si está viendo a uno bueno o uno malo'.
En su opinión, 'en la Policía hay gente honorable, pero también hay gente carcomida que lo que quiere es sembrar el terror', por lo que la Administración de Lobo 'debe tener más voluntad' para depurar la institución.

Esas decisiones, indicó Lucas, 'no son fáciles, son peligrosas, pero hay que tomarlas'.
Uno de los vicepresidentes del Parlamento hondureño, Ramón Velásquez, quien también es miembro del PDCH, indicó hoy a periodistas que ya es tiempo de 'acabar con la impunidad' y que se debe castigar a los policías y oficiales implicados en crímenes.
Velásquez considera que aún con algunos cambios que ha hecho Lobo en la cúpula policial, 'hay algunos policías que siguen delinquiendo'.

Ver más noticias relacionadas