24/05/2024
09:39 AM

Concluye segunda audiencia contra el expresidente Juan Orlando Hernández

A las 8.30 pm de este miércoles se dará a conocer si es extraditado o no el expresidente hondureño.

Tegucigalpa, Honduras.

Tras una kilométrica jornada que se extendió hasta las 5:00 pm, concluyó la audiencia de proposición y evacuación de medios de prueba en la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que comenzó a las 9:15 am, donde el juez natural Edwin Francisco Ortez podría decidir si otorga o no la extradición del expresidente Juan Orlando Hernández (53), reclamado por Estados Unidos.

El juez de primera instancia convocó a las partes a las 8.30 pm de este miércoles para notificar acerca de la resolución, mientras tanto, el magistrado estará analizando junto a su equipo las pruebas testificales, documentales y los alegatos presentados.

Fue a las 3:30 pm cuando comenzó el proceso de evacuación de todas las pruebas que fueron admitidas por el juez tanto a la defensa del expresidente Hernández como de la justicia estadounidense.

Previamente se presentó el total de los elementos probatorios, incluyendo el análisis completo sobre la documentación enviada por Estados Unidos, así también se escucharon los argumentos y alegatos del equipo de defensa, los cuales fueron valorados por el juez. De igual manera dieron su testimonio el expresidente Hernández y su esposa Ana García, pruebas testificales que habían sido admitidas por el togado.

Solo la defensa presentó más de 20 medios de prueba, de los cuales el 50% fueron inadmisibles y al menos nueve de estos fueron aceptados.

El Poder Judicial aseguró que en ningún momento se dilató el proceso y la resolución respecto al expresidente Juan Orlando Hernández.

Melvin Duarte, vocero del Poder Judicial, expuso que “fue una presentación extensa por parte del equipo de abogados defensores, quienes presentaron una serie de argumentos, entre ellos que un Estado no está en la obligación de entregar un connacional a otro Estado”.

A la audiencia solo llegaron el juez de extradición, el expresidente Hernández y sus cuatro abogados defensores, no hubo representación de Estados Unidos.

Más temprano, el juez de extradición, dada la petición formulada por la defensa técnica de Juan Orlando Hernández, concedió una hora y media para la lectura y análisis de la información certificada y enviada por Estados Unidos, cuyo plazo otorgado finalizó a las 11: am.

“Estados Unidos no envió ninguna prueba suficiente y fehaciente” que involucre a Hernández “en actividades de narcotráfico, como lo exige el tratado de extradición para que el juez otorgue el pedido”, dijo la defensa del expresidente en un comunicado tras analizar la documentación.

Añadió que “en un tribunal de justicia hondureño lo que la fiscalía de EEUU envió no sustenta ninguna acusación contra ningún imputado (...) no envió ninguna documentación probatoria, ni fotografías, ni audios, ni videos”.

Durante la audiencia de este miércoles se presentaron dos declaraciones juradas de un fiscal y un agente de la DEA que han trabajado en el caso. Estas esbozaron parte de las evidencias recogidas contra Hernández, pero no se revisaron las pruebas en sí.

Lo que se notificó son los medios de prueba con los que cuenta Estados Unidos, prueba testifical, prueba audiovisual, prueba pericial si la hubiera, entre otros elementos. Las pruebas completas se presentarían finalmente en un futuro juicio, si es que lo hay, además es probable que las pruebas sensibles, como el testimonio de los testigos protegidos, no se hayan incluido en las declaraciones juradas presentadas hoy.

Juan Orlando Hernández únicamente se limitó a escuchar la carga probatoria, luego se presentaron los respectivos alegatos por parte de la defensa y después el juez procedió a valorar si se cumplen o no los requisitos enmarcados en el tratado de extradición.

Arribo a la Corte Suprema de Justicia

Aunque se esperaba que el exmandatario fuera trasladado bajo rigurosas medidas de seguridad mediante una caravana vehicular, fue finalmente movilizado a bordo de un helicóptero que salió hacia el predio judicial pasadas de las 7:30 am. Juan Orlando Hernández arribó esposado de manos, acompañado de múltiples agentes y vistiendo elegante con saco y corbata, tal y como lucía cuando asistía a eventos importantes mientras era presidente.

Miguel Pérez Suazo, director de Fuerzas Especiales, indicó que se hizo el traslado aéreo debido a que tenían información que manifestantes pretendían obstaculizar el paso y que la audiencia no se realizara hoy, sino se reprogramara. Apuntó que desde hace una semana se planificó todo el proceso de seguridad, ya que es un caso de alto impacto en el país.

El jefe policial detalló que el mandatario, durante su estadía en Los Cobras, ha recibido una hora de sol diaria, ha tomando sus medicamentos, tiene un médico las 24 horas, le tomen sus signos vitales cada cuatro horas y ha estado en constante vigilancia.

Motorizadas y algunos vehículos policiales salieron paralelamente de las instalaciones de Fuerzas Especiales.

Desde horas tempranas de instalaron fuertes dispositivos de seguridad en los alrededores del edificio del Poder Judicial y del cuartel de Fuerzas Especiales, donde permanecía recluido desde el 15 de febrero, ante posibles disturbios de ciudadanos.

A las 8:00 am llegó un pequeño grupo de simpatizantes del Partido Nacional, con su bandera y carteles con mensajes de apoyo al expresidente. “Sin ceder en la lucha jamás”, “JOH, la base cachureca te queremos”, citaban algunas leyendas; uno de los manifestantes dijo a los periodistas que Hernández “es inocente” de los cargos que le imputa Estados Unidos.

Momento en que Juan Orlando Hernández ingresaba a la Corte Suprema de Justicia.

Voceros del Poder Judicial comentaron que una vez tomada la determinación del juez, dependiendo de si los defensores apelan o no, en caso de ser así, el Pleno conocerá el recurso y quedará en sus manos si modifican, revocan o ratifican la determinación. En caso de que refrenden lo decidido por el juez natural, solo quedará que las autoridades de seguridad de Honduras y Estados Unidos coordinen un vuelo y entrega inmediata a la corte requirente”.

El equipo de abogados de Hernández Alvarado informó ayer martes sobre la llegada de la documentación que contiene pruebas de la justicia estadounidese, la cual se entregó al juez natural. Los abogados que llevan la defensa del exmandatario, en caso de un resultado desfavorable, tendrán tres días hábiles después de la resolución para presentar un recurso de apelación ante el Pleno de magistrados y revertir la decisión.

Para este audiencia se instalaron medidas de seguridad desde horas de la madrugada.

Analistas y abogados penalistas han coincidido que el expresidente, en caso de ser extraditado, se enfrentaría a una condena mínima obligatoria de 40 años por los tres cargos, debido a que es poco probable que se le ofrezca un acuerdo que reduzca la pena, tampoco parece posible que se declare culpable, pues si fuera a juicio y reconociera los señalamientos, lo más seguro es que reciba cadena perpetua.

De su lado, la ex primera dama y esposa de Hernández, Ana García, ha dicho que él es víctima de una venganza orquestada y que nunca ha sido narcotraficante. Ha reiterado que su esposo es “víctima de una venganza orquestada” por parte de narcotraficantes hondureños “que fueron extraditados” (entre 2014 y 2021), de los que “en su mayoría se entregaron y negociaron allá en Estados Unidos” para lograr que les rebajaran sus penas.

“Han empezado a decir una serie de mentiras y una serie de falsedades que estoy segura no van a poder probar aquí en nuestro país, pues sus testimonios no tienen la veracidad, no tienen las pruebas ni el soporte”, dijo recientemente.

Anillos de seguridad en las afueras de la Corte Suprema de Justicia.

Fue el pasado 16 de febrero cuando la justicia denegó un recurso que interpuso el expresidente para dejar la cárcel y aguardar bajo arresto domiciliario el proceso de extradición a Estados Unidos.

El pasado 14 de febrero Estados Unidos pidió a Honduras la captura y extradición del exgobernante, acusado de exportar 500 toneladas de cocaína al mercado estadounidense desde 2004. Inmediatamente la vivienda fue rodeada por unos 600 policías, al día siguiente, cuando abrió la puerta de su casa fue capturado, esposado con cadenas y trasladado a Los Cobras.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, dijo anteriormente que Hernández había sido incluido el 1 de julio de 2021 en el listado de personas señaladas de corrupción o de socavar la democracia en El Salvador, Guatemala y Honduras, por lo que le suspendieron la visa.

Hernández, que dejó la presidencia de Honduras el 27 de enero tras ocho años en el cargo, ha sido implicado por fiscales de Nueva York de tener lazos con el narcotráfico.

Relacionada: Desde 2004 transportó más de 500,000 kilogramos de cocaína, según EEUU

El expresidente ha rechazado los cargos y los atribuye a venganza de capos que su gobierno extraditó y que sirvieron de testigos contra su hermano Juan Antonio Hernández, quien purga una cadena perpetua en Estados Unidos. Argumentó que entre 2014 y 2021 se extraditaron 28 capos y otros 31 se entregaron a Estados Unidos, en tanto se decomisaron 41,240 kg de cocaína, entre otros logros de su lucha contra el narcotráfico.

Perfil personal y político del expresidente hondureño Juan Orlando Hernández.

El expresidente está acusado de tres cargos, entre ellos “conspiración para importar una sustancia controlada a los Estados Unidos”, también se le acusa de “usar o portar armas de fuego (...) ametralladoras y dispositivos destructivos”. Un tercer cargo es por “conspiración para usar o portar armas de fuego (...) en apoyo a la conspiración de importación de narcóticos” a Estados Unidos.

El expresidente ha rechazado los cargos y los atribuye a venganza de capos que su gobierno extraditó y que sirvieron de testigos contra su hermano Juan Antonio Hernández, quien purga una cadena perpetua en Estados Unidos. Argumentó que entre 2014 y 2021 se extraditaron 28 capos y otros 31 se entregaron a Estados Unidos, en tanto se decomisaron 41,240 kg de cocaína, entre otros logros de su lucha contra el narcotráfico.

El expresidente está acusado de tres cargos, entre ellos “conspiración para importar una sustancia controlada a los Estados Unidos”, también se le acusa de “usar o portar armas de fuego (...) ametralladoras y dispositivos destructivos”. Un tercer cargo es por “conspiración para usar o portar armas de fuego (...) en apoyo a la conspiración de importación de narcóticos” a Estados Unidos.

Parte de la acusación del gobierno estadounidense indica que alrededor del 2004 y hasta el 2022 o aproximadamente en esa fecha, Hernández participó en una conspiración violenta de narcotráfico para recibir cargamentos de múltiples toneladas de cocaína enviadas a Honduras desde Colombia, Venezuela y otros lugares.

La droga se movilizó “por rutas aéreas y marítimas, y para transportar las drogas hacia el oeste de Honduras, hacia la frontera con Guatemala, y finalmente a los Estados Unidos”, se indicó.

“En total, desde aproximadamente el 2004, la conspiración transportó más de aproximadamente 500,000 kilogramos de cocaína a través de Honduras con destino a los Estados Unidos”, se señaló en un documento extenso de la Fiscalía.