29/06/2022
07:15 AM

Más noticias

Cohep pide diálogo urgente y dejar ataques ante crisis por elección de dos juntas directivas

Honduras enfrenta una crisis política tras la elección de dos juntas directivas en propiedad del Congreso Nacional.

Tegucigalpa, Honduras.

El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) externó su preocupación ante lo ocurrido este domingo en donde de forma inédita se celebraron por parte de los diputados del Congreso Nacional dos sesiones paralelas para la conformación de la junta directiva en propiedad para el período 2022-2026.

La organización gremial privada recordó que por falta de diálogos se están poniendo en grave riesgo el funcionamiento del Estado de derecho y la demoracia, lo que repercutiría negativamente en las áreas de salud, educación, seguridad y empleo que tanto necesita la población hondureña.

“Hoy nuevamente hemos presenciado hechos lamentables que exponen a la clase polític ante la población y dañan la credibilidad del país a nivel internacional”, subrayó el Cohep.

La entidad privada valoró los hechos ocurridos como “graves”, al tiempo que mencionó que “no es correcto que los hondureños continuemos pagando las consecuencias derivadas de la falta de entendimiento y diálogo, socavando la institucionalidad; todos los hondureños somos hermanos y solo unidos podemos sacar el país adelante”.

Ante la crisis política que enfrenta el país, el Cohep pidió a las partes sentarse a dialogar, dejar los ataques de odio y los mensajes provocativos. A su vez, instó a buscar soluciones a los problemas y que las propuestas, que tanto han mencionado, pasen a la mesa de diálogo.

“Todo lo que vivimos hoy es un tema cuya única solución es política, la población hondureña el domingo 28 de noviembre de 2021 les respondió y dio un claro voto de confianza a todas las autoridades electas. Aquí no hay vencidos ni vencedores, lo que hay es una población llena de esperanza que confía en ustedes, todos los actores políticos deben de responder a esa confianza y sentarse e instaurar un diálogo sincero de manera urgente”, precisaron los empresarios.

Relacionada: En medio de una división se elige a Jorge Cálix como nuevo presidente del Congreso Nacional

La nueva cisma político que vive Honduras derivó este domingo en la elección de dos juntas directivas en propiedad del Congreso Nacional, una en la sede del legislativo y otra en las afueras de Tegucigalpa, a cuatro días de que la nueva presidenta electa del país, Xiomara Castro, asuma el poder.

El júbilo que vivía Honduras desde el 28 de noviembre por el triunfo arrollador de Xiomara Castro, líder del Partido Libertad y Refundación (Libre, izquierda), con 1.7 millones de votos, se ha convertido en un descontento, repudio e incertidumbre y el asomo de brotes de violencia.

La crisis se comenzó a gestar poco tiempo después de que, en octubre de 2021, antes de las elecciones generales del 28 de noviembre, Castro y su esposo, el expresidente Manuel Zelaya, coordinador general de Libre, suscribieron una alianza, solo para el nivel electivo presidencial, con otros dos partidos minoritarios.

Sin mayoría

Como parte de esa alianza, el presidente del Partido Salvador de Honduras (PSH), Salvador Nasralla, que obtuvo 10 diputados, exigió que el candidato a la presidencia del Congreso lo escogería él, lo que fue avalado por Castro y el coordinador general de Libre.

Nasralla escogió como candidato a presidir el Legislativo a Luis Redondo, del PSH, quien tuvo el rechazo de una buena parte de los 50 diputados que obtuvo Libre en los comicios generales.

Los líderes y diputados de Libre y el PSH sabían que para elegir la nueva junta directiva provisional del Parlamento no contaban con la mayoría simple de 65 diputados, por lo que necesitarían del apoyo de otros partidos, como el Liberal (22), Anticorrupción (1) y Democracia Cristiana (1), y eventualmente unos pocos del gobernante Partido Nacional (44).

Las juntas directivas fueron juramentadas de foma paralela la mañana de este domingo.

Con ese panorama, que ya se presagiaba incierto, por el rechazo a Luis Redondo por parte de una veintena de diputados de Libre, el viernes se llegó a la elección de la junta directiva provisional, en la que fue elegido Jorge Cálix, del partido que lidera Castro.

La presidenta Castro no reconoció a la junta directiva encabezada por Cálix, quien contó con 30 votos de Libre y al menos los 44 del Partido Nacional.

Además, el mismo viernes, Castro dio lectura a la decisión del partido Libre de expulsar a los 20 disidentes, de los que dos rectificaron, y los tildó de “traidores”, que se aliaron con el Partido Nacional, contra el que se votó en noviembre para sacarlo del poder después de 12 años de mandato.

Elección simultánea

Según los diputados de Libre que apoyan a Castro, la elección del viernes se celebró violentando normas parlamentarias y sin escuchar al portavoz de su partido para proponer a Luis Redondo.

La elección de Cálix terminó en una confrontación y golpes entre diputados de Libre disidentes y afines a Xiomara Castro.

Con base a la ley, correspondía hoy la elección de la junta directiva en propiedad del Parlamento, lo que no fue posible en su sede en Tegucigalpa porque en sus predios se concentraron desde el sábado miles de personas apoyando a la presidenta Castro, en una vigilia a la que ella había convocado, a la que también asistió.

Sabiendo eso y que los seguidores de Castro seguían en las afueras del Parlamento, la junta directiva provisional electa el viernes convocó para las 8:30 a una sesión en un club social de Zambrano, unos 30 kilómetros al norte de Tegucigalpa, donde Jorge Cálix fue ratificado con 80 votos.

Al mismo tiempo, en el Parlamento se elegía una segunda directiva en propiedad, encabezada por Luis Redondo, que fue reconocida por Xiomara Castro, electa con diputados propietarios y suplentes.

“Reconozco la presidencia del Congreso encabezada por el diputado Luis Redondo, le invito a mi juramentación junto al pueblo el 27 de enero. Felicito a diputadas (o) que rechazan 12 años de redes de corrupción de “Joh” (Juan Orlando Hernández): camino a saludarles en el CN (Congreso Nacional) ¡Ganamos!”, indicó Castro en un mensaje en la red social Twitter.

Juraría ante un juez

Si por la nueva crisis política que vive Honduras, Xiomara Castro no pudiera jurar ante el Congreso, la ley señala que lo podrá hacer ante el Supremo, con magistrados en su mayoría del Partido Nacional. Si eso tampoco fuera posible, una tercera opción sería ante un juez.

El viernes, luego de los incidentes en el Parlamento, Castro anunció que su juramento como presidenta, el 27 de enero, lo hará ante un juez civil. El nuevo Congreso hondureño se debe instalar el martes.

Los seguidores de Castro continuaban hoy en la planta baja del Hemiciclo, mientras que activistas de Libre montaron barricadas con piedras y neumáticos a la altura del desvío al club social de Zambrano, donde fue electa la nueva junta directiva en propiedad del Parlamento, obstruyendo el paso en la autopista que comunica a Tegucigalpa con el norte del país. De Zambrano, Cálix, escoltado por agentes de seguridad privada, salió en un helicóptero.